17/07/2024
01:26 PM

Invasión lunar

Aseguran algunos astronautas que después de regresar a la Tierra sus trajes y botas traían polvo lunar y su olor era desagradable, parecido a la pólvora descompuesta.

Alfredo Haces

Mañana 20 de julio se cumplen 50 años de la invasión a la Luna por parte de Estados Unidos de América, cuando los astronautas Neil Armstrong y Edwin E.

Aldrin impusieran sus pisadas sobre la virgen superficie mientras Michaell Collins esperaba en el módulo Eagle del Apolo 11.

Una fecha que marcó historia en la conquista espacial de esa potencia americana ante la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS). En especial, los estadounidenses durante los tres años posteriores mandaron seis misiones con un total de 12 astronautas, que usurparon este satélite de la tierra.

Aseguran algunos astronautas que después de regresar a la Tierra sus trajes y botas traían polvo lunar y su olor era desagradable, parecido a la pólvora descompuesta. El último invasor de la Luna fue Eugene Cerman en diciembre del año 1972.

Al final de todos estos viajes a la Luna y de sus investigaciones transportaron cualquier cantidad de piedras lunares, que no sabemos qué beneficio trajeron a la humanidad. Pusieron varias banderas estadounidenses, que son parte de las toneladas de basura espacial que han dejado estos viajes.

Esas misiones a la Luna dejaron pérdidas de vidas humanas y costos estrafalarios. Independientemente de que hayan sido parte de la innovación de la tecnología en todos los campos del saber humano en la conquista del espacio, pero sin necesidad de haber contaminado a la Luna.

A medio siglo de que el hombre llegara a la Luna hasta la actualidad del 20 de julio del año 2019, ¿la vida real de los 7,000 millones de seres humanos está en mejores o peores condiciones en su nivel de existencia? ¿Con la tecnología del siglo XXI tenemos un mundo más justo y equitativo para todos o, sencillamente, el mundo está aún más dividido?