01/12/2022
10:07 PM

Más noticias

Francisco y Manuel

La posibilidad de obtener materiales más allá de los límites de la Tierra genera un especial interés al público, científicos, empresas y países.

Representa un desafío para los investigadores y una posible fuente de recursos inagotable.

Hasta ahora, los asteroides eran una mina de información para los científicos dedicados a estudiar los orígenes de nuestro Sistema Solar.

Muchos de ellos son restos de la formación de los planetas y, por tanto, pueden ofrecer muchas respuestas.

Uno de los asteroides que orbita en el cinturón entre Marte y Júpiter, con 226 kilómetros de diámetro, el Psyche 16, tendría un valor aproximado de US$ 10,000 trillones, gracias a sus reservas de oro, hierro y níquel, según ha calculado la Nasa.

Existe una demanda cada vez mayor por parte del sector de armamento, tecnológico, aeronáutica, navegación espacial, y satélites artificiales, de elementos y componentes muy concretos que son también muy escasos y de alto costo.

El principal problema que la minería espacial debe superar, es el insuficiente desarrollo tecnológico.

Una de las complicaciones para poner en marcha proyectos de explotación espacial es la dificultad para vencer la fuerza de la gravedad.

Lanzar una libra de peso desde la Tierra al espacio significa un enorme costo, por lo que mandar pesadas máquinas capaces de extraer muchos recursos para hacer explotaciones intensivas y traerlas a la Tierra, representa un inmenso obstáculo.

Los asteroides representan uno de los objetivos principales de la minería espacial, pero es factible que sea la Luna el primer cuerpo extraterrestre explotado.

Aunque no es lo mismo, exploración y explotación, así como hay millones de millones de años luz entre Francisco y Manuel.