20/02/2024
11:45 PM

Apetecidos Zapotillos

  • 15 mayo 2023 /

Un destino poco conocido de Honduras, pero de impresionante belleza tropical, son los cayos Zapotillos distantes a solo una hora en lancha de la bahía de Omoa. Esta reserva marina está formada por una agrupación de islas de arenas blancas que son codiciadas por Belice y Guatemala a pesar de que Honduras las proclamó como suyas, constitucionalmente, en 1982.

Por tal motivo, el Estado de Honduras presentará, en diciembre de este año, ante la Corte Internacional de Justicia, sus argumentos jurídicos para demostrar que los cayos están en sus aguas territoriales. Personas que viajan con frecuencia a Belice estiman que las seis islas en disputa, están equidistantes a los dos países.

Los cayos Zapotillos son llamados así porque en sus parajes abundan frondosos árboles con ese nombre, los cuales obsequian una frutilla ovoide, dulce como la miel, de color amarillo cual yema de huevo. En sus linderos no existe presencia de autoridades hondureñas desde que el general Tiburcio Carías dejó el poder en 1949.

El personal catracho abandonó sus puestos al no recibir pago de la subsiguiente administración gubernamental. Ello fue aprovechado por Belice para apoderarse de los encantos de estas joyas sobre el mar Caribe. Ahora son los beliceños quienes controlan el ingreso de turistas por Hunting Cay, la isla más grande, en donde tienen personal de Migración y un destacamento de su Guardia Nacional. Ni los hondureños pueden entrar a los cayos si no han obtenido, previamente, la correspondiente visa del consulado de Belice en San Pedro Sula. Los chapines, que tienen frontera con Belice, tampoco pueden acercarse, sin papeles, en la aduana Melchor de Mencos, de su vecino país.

Pescadores de Puerto Cortés salen frecuentemente, en cayucos motorizados, hacia los ricos bancos de peces que circundan los cayos, con el riesgo de ser sorprendidos por patrulleros navales de Belice pues pueden decomisar sus aperos y cosecha o en el peor de los casos apresarlos por “robar en aguas territoriales beliceñas”. Así las cosas, los agentes que defenderán a Honduras en diciembre, deben recurrir a razonamientos sólidos, jurídicamente analizados, para invalidar el argumento de Belice en el sentido de que le asiste el derecho internacional por su larga posesión sobre los cayos.