¡Lo inesperado!

Cuando lo inesperado se encuentra con lo que no está preparado, ¡allí encontramos los mayores asombros!, Mehmet Murat ildan.

Cada día recibimos información de noticias violentas, problemas entre naciones, situaciones difíciles; pero una nueva noticia deja en el olvido la anterior.

Lo cierto es que lo improbable, impredecible e inesperado con consecuencias muy lamentables siempre desencadenan los razonamientos lógicos para demostrar que no hubiera sido complicado descifrar el suceso. Para muchos, lo inesperado es fácil de explicar a posteriori, ya que viven ajenos a las señales que producen o viven ideológicamente en otro mundo. Bertrand Russell en su libro “Los problemas de la filosofía” 1902 establece que toda persona tiene que estar preparada, ya que las cosas que rodean su vida cambiarán y acontecerá sin aviso y violentamente. Lo inesperado siempre es extraño, raro y extraordinario, lo cual lo vuelve relevante. Todo aquello que en la vida es un evento sorprendente y no ha ocurrido nunca igual lo que produce es un impacto enorme, sea positivo o negativo, lo que todo mundo se vuelve experto y cree saber todo sobre lo inesperado; pero nunca pudieron preverlo, eso es lo que hemos vivido primero: la pandemia.

Después las consecuencias, las vacunas, en fin una historia de nunca acabar. Las personas creen tener todo controlado y bien estructurado, pero cuando aparece algo sacude el cerebro y produce angustia. Es allí donde el hombre es quitado de su desorden, ya que para él todo está en orden, es allí donde viene la crisis. ¡Dios sabe qué hacer en cada circunstancia!, nunca digas nunca. Recuerda que todos los milagros tienen un escenario, el mundo físico en el cual vivimos, todos tenemos una cita divina con nuestro destino. “Pues yo sé los planes que tengo para ustedes dice el Señor, son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza”: Jeremías 29:11 NTV.