No apague su computadora

Siempre que una computadora se está actualizando, el sistema operativo Windows le mostrará en pantalla un mensaje que dice: Working on updates, don’t turn off your computer (trabajando en las actualizaciones, no apague su computadora). Permítame contarle la siguiente historia.

Este era un individuo que llamó al técnico para que le revisara la computadora que se le había arruinado. Luego de hacer algunas pruebas, el diagnóstico fue que el aparato estaba malo porque se había apagado mientras actualizaba el BIOS (Sistema Básico de Entrada/Salida cuya función principal es arrancar el ordenador).

El técnico le preguntó al dueño si tenía conocimiento de ello, a lo que este respondió que había sido él mismo quien había apagado la máquina cuando se actualizaba el BIOS. El especialista quedó pasmado, y con asombro preguntó: “¿Pero por qué lo hizo si la misma computadora le sugiere que no lo haga?”. Y la respuesta fue: precisamente por eso.

Ser rebelde puede ser una actitud, una filosofía de vida o una simple consecuencia de un acto, dicen ahora los especialistas.

La rebeldía es un proceso que surge desde dentro; nace en lo más profundo del ser y hace comportarse a la persona de una forma determinada. Y, si bien es cierto, la conducta rebelde forma parte de la libertad con la que cuenta el ser humano para probar o sostener su punto de vista, esta debe evitarse si el resultado es algo que daña o hace perjuicio.

Al ser la rebeldía una forma de orgullo, no es de extrañar que Dios se oponga a ella; especialmente si ésta lleva a darle la espalda: “¡Ay de los hijos rebeldes, que hacen planes sin contar conmigo y preparan proyectos que yo no les inspiro, de manera que amontonan pecado sobre pecado!” (Isaías 30:1 DHH. cf. Santiago 4:17). Por eso tiene vigor esto: “Debemos controlar nuestra mente, nuestros impulsos, saber jugar con ellos y saber integrarnos de la forma correcta… y se puede conseguir” (J. I. Méndez).