¡Hay que funcionar!

“Preocúpate por obrar bien y no por dar explicaciones, al fin y al cabo los demás entienden lo que quieren entender”, Yesid Nat Mysi. En la niñez, a Albert Einstein le dieron una brújula. él giraba una de las agujas y esta no le hacía caso, volvía a su posición original, había una fuerza que le llevaba siempre hacia la misma dirección. él lograba ver algo más, que sus ojos miraban una maravilla.

Amateur es una linda palabra francesa que viene del latín para “el que ama”, rescata la pasión de lo que amamos y lo que hacemos. La creatividad no es más que hacer algo nuevo con las cosas que ya contamos. Debemos perder el miedo a entender cómo funcionan las cosas, pero más importante es entender cómo funcionan las personas. Según un estudio de la Universidad de Harvard, el 67% de todas las buenas ideas fracasan debido a la mala ejecución.

Esta palabra es una terminología militar que equivale a no poder completar una tarea, evento, misión o proyecto. Muchas personas perdieron la pasión; otros no tuvieron el apoyo necesario, el tipo de trabajos que les tocó realizar. Muchos no la han ejecutado bien porque están quemando la vela por los dos extremos.

En el Ejército aprendí a dar respuestas básicas y decir sí, señor, no, señor, a dar la respuesta correcta a la pregunta realizada y nunca decir a un superior que no sabía cuál es mi responsabilidad. Descubrí que Dios siempre nos pone a hacer cosas que no sabemos cómo hacerlas, sin la formación y experiencia, ni antecedentes, pero si tenemos el corazón dispuesto, Él hará que las cosas funcionen.

“Si no puedes dejar de pensar en eso no dejes de trabajar en ello”, Michael Jordan. “Los ancianos que cumplen bien su función deberían ser respetados y bien remunerados, en particular los que trabajan con esmero tanto en la predicación como enseñanza”, 1 Timoteo 5:17 NTV.