La insurrección

Fue uno de los más grandes y peligrosos ataques a la democracia de EE UU en la historia moderna.

“¿Por qué, en el nombre de Dios, alguien piensa que atacar a la Policía y ocupar el Capitolio es la mejor manera de demostrar que tienes la razón?”, dijo el senador republicano de Oklahoma, James Lankford, luego de los violentos disturbios de simpatizantes del presidente Trump en el lugar donde residen ambas Cámaras del Congreso en Washington.

En otras palabras: ¿a quién se le ocurrió la brillante idea de que la mejor manera de revertir los resultados legales de la elección presidencial en Estados Unidos era invadiendo violentamente el Capitolio? ​Las palabras tienen consecuencias, particularmente cuando las dice un presidente enojado, vengativo y mal informado. Todo comenzó el miércoles, cuando Trump se dirigió a miles de sus simpatizantes frente a la Casa Blanca.

En un discurso lleno de mentiras -en que insistió en que él había ganado la elección y que hubo un fraude masivo- Trump le dijo a decenas de miles de sus seguidores: “Marchen al Capitolio… porque ustedes nunca podrán recuperar nuestro país si son débiles”. ​En una inexplicable falla de seguridad y de preparación, la Policía del Capitolio fue desbordada por una turba, en su mayoría, hombres jóvenes blancos- que subió por las escalinatas y rompió puertas y ventanas para entrar al Capitolio.

Los manifestantes, algunos blandiendo banderas con el nombre de Trump y con gorras rojas que decían Make America Great Again, entraron al salón del Senado. Uno de ellos se metió a la oficina de Nancy Pelosi, se sentó en su silla y subió un pie al escritorio de la lideresa de la mayoría en el Congreso. Mientras tanto, al menos cinco hombres armados, miembros de un equipo de seguridad del Congreso, bloquearon la entrada de los extremistas a la Cámara de Representantes con un mueble de madera y apuntaron sus pistolas a la puerta principal.

​Todo esto pasó en una democracia que lleva más de 200 años.

Afuera, los manifestantes insultaban y atacaban a la prensa. En la cobertura que realizamos para Univisión junto con Ilia Calderón me tocó ver cómo nuestros reporteros, Claudia Uceda y Edwin Pitti, y sus camarógrafos fueron acosados y hostigados por simpatizantes de Trump.

Además, a Edwin y a su camarógrafo les robaron parte de su equipo, y solo por reportar lo que estaba ocurriendo. ​El vicepresidente Mike Pence, quien es también el presidente del Senado, fue sacado del Capitolio por su equipo de seguridad, mientras que varios miembros del Congreso fueron llevados a un lugar secreto y seguro dentro del mismo edificio. Durante casi tres horas, el Capitolio estuvo en control de violentos extremistas.

​Pero Trump no se disculpó por incitar a la violencia. Al contrario, a los violentos extremistas les llamó patriotas. “Estas son las cosas y eventos que pasan cuando una contundente victoria electoral se les roba a grandes patriotas”, escribió Trump, antes de pedirles que “regresaran a casa con paz y amor. ​Sí, todos lo vamos a recordar como el día de la insurrección. ​El diario The New York Times, en su titular, lo marcó así: “Trump incita a un turba”.

Cinco personas murieron por los enfrentamientos en Capitolio, incluyendo a un agente de la Policía del Capitolio. ​EE UU, con Trump en la Presidencia, ha perdido la autoridad moral para criticar a dictaduras y otros países que violen el sistema democrático. ¿Con qué cara decenas de congresistas republicanos van a hacer una crítica a una tiranía cuando aquí apoyaron, sin éxito, la antidemocrática idea de eliminar millones de votos de la elección en Arizona, Pennsylvania y Georgia? ​Palabras que antes asociábamos con regímenes autoritarios -intento de golpe de Estado, insurrección, invasión del Congreso, toque de queda, incitar a la violencia, no reconocer el resultado de las elecciones- ahora se aplican perfectamente a los últimos días de la Presidencia de Trump. ​

El actual presidente ha perdido toda su credibilidad… y hasta sus cuentas de redes sociales por mentir y por lo peligroso de sus mensajes para una democracia: Twitter bloqueó temporalmente la cuenta de Trump, con más de 88 millones de seguidores, y Facebook e Instagram se la suspendieron indefinidamente, al menos dos semanas hasta la toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero. Trump se ha quedado sin trucos, por ahora, pero podría reaparecer en 2024. Su movimiento -con el apoyo de más de 74 millones de votantes- sigue vivo. Hay trumpismo sin Trump. Su legado es racista y antidemocrático. ​Mientras tanto, la lección es clarísima: ninguna democracia -¡ninguna!- está garantizada.

Todas las señales de advertencia con Trump estaban ahí desde que les llamó “violadores” a los inmigrantes mexicanos y se rehusó a condenar a supremacistas blancos, hasta su negativa a aceptar los resultados de las elecciones presidenciales; pero por distintas razones muchos fueron indiferentes. Ese fue el grave error. ​La próxima vez, si la hay, no nos podemos quedar callados, las democracias hay que cuidarlas palabra por palabra y a tiempo.