Vientos del norte

Con la salida de Donald Jhon Trump de la Presidencia de Estados Unidos de América este próximo miércoles 20 de enero y la toma de posesión de ese magno cargo de Joseph Robinette Biden hay vientos de cambios especialmente para América Latina.

Biden es un pensilvano de 77 años que fue homenajeado con la Medalla de la Libertad como el mejor vicepresidente demócrata por el presidente Barak Obama, con una vasta experiencia de la política estadounidense y el candidato con la mayor edad en ganar la Presidencia.

No hay duda de que este abogado sabrá cumplir y respetar las leyes tanto nacionales como internacionales, apoyando los estatutos de protección para un país históricamente emigrante y, en vez de construir muros, derribar los existentes.

Recordar que el “voto emigrante” fue básico para lograr la victoria del nuevo mandatario de la potencia del norte, que en sus discursos siempre tuvo presente el apoyo para los latinoamericanos.

Después de la crisis económica, provocada por la pandemia mundial del coronavirus, no sería extraño el aumento de emigraciones de todas partes del mundo buscando el “sueño americano”.

Los pueblos centroamericanos, especialmente los que conforman el Triángulo Norte, Guatemala, Honduras y El Salvador, están pendientes de las “megacaravanas” debido a la crisis económica y el fenómeno del desempleo que abate estas naciones.

Con la salida de Trump, estos éxodos de personas de todas las edades, religiones, sexo, recuerdan que las amenazas para los emigrantes fue la construcción de un largo y extenso muro.

Ojalá que los mandatarios centroamericanos, y en especial los beneficiados de los tratados y dádivas económicas estadounidenses, sepan responderle transparentemente a Biden, el nuevo mandatario. Las megacaravanas se están organizando en todos los municipios debido al hambre que dejó el año 2020 y la corrupción gubernamental de los últimos años en un país llamado Honduras.