¿Cuál vacuna es la mejor?

“Contra el optimismo no hay vacunas”: Mario Benedetti.

La nueva metodología se viene trabajando desde los años 1990; una mujer bioquímica de origen húngara, ella denotó la importancia y utilidad del ARN mensajero, el cual marca una importancia en esta vacunación. Los laboratorios que han desarrollado esta vacuna con el ARN mensajero han dado un aporte maravilloso y es de suma importancia que se quiten opiniones, juicios o prejuicios, ya que al vacunarse no se está ministrando un agente viral, ni lo que es parte de un virus modificado, está ingresando solo lo que es la parte de la molécula del ácido nucleico, que es el ARN mensajero, y este es el que produce las proteínas, no causa ningún cambio estructural ni genético en la célula del organismo que recibe la vacuna. Es importante conocer cuál es el mecanismo de acción de la vacuna que se está aplicando. Somos libres de elegir qué decisión tomar, si vacunarse o no, lo más importante es que sea con base en conocimiento, experiencia y ciencia, nunca con base en emociones, opiniones o adulaciones; la visión siempre tiene convicciones internas. Demóstenes tartamudeaba, Beethoven fue sordo, Homero era ciego, Platón fue jorobado, cada quién tendrá su propia elección.

“No necesitamos bombas nucleares para acabar con la humanidad; el sistema con hambre e ignorancia está acabando con todos”: Alex Pimentel. No podemos caer en la ignorancia de vivir esclavizados en pleno siglo XXI con miedos, leyes, enfermedades e ignorancia, el miedo no es nuestro amigo y la ignorancia tampoco es nuestra familia. No ponga un signo de interrogación a su vida donde Dios mismo ha escrito un signo de admiración. No se deje atrapar por el pasado, tampoco malgaste su presente porque celebrará el funeral de su futuro. Dios sabe que cometemos errores, sabe que no somos perfectos.

“Las misericordias de Dios son nuevas cada mañana”: Lamentaciones 3:23.