Gobierno y corrupción

En el año 2020, aunque la pandemia del coronavirus covid-19 afectó la vida terrestre, la mayoría de misiones espaciales en todo el mundo siguieron su curso, muchas con éxito.

En mayo, el SpaceX Falcon 9 con los astronautas de la NASA Doug Hurley y Bob Behnken en la cápsula Dragon, despegó desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida.
En noviembre, cuatro astronautas más viajaron en una cápsula SpaceX Dragon hasta la Estación Espacial Internacional (EEI). Tres semanas después, SpaceX lanzó su mayor cargamento en coordinación con la NASA hasta la EEI.

Tres países enviaron naves espaciales hacia Marte. Desde Estados Unidos el Mars 2020 y desde China el Tianwen-1. Los Emiratos Árabes Unidos enviaron un orbitador, la Misión Hope, para analizar la química atmosférica del planeta.

China también puso su mirada en el único satélite de la Tierra, con la misión Chang’e 5, despegó, alunizó, recolectó muestras y despegó de la superficie lunar con las primeras rocas lunares desde 1974, regresando a la Tierra en diciembre.

Japón trajo muestras del asteroide Ryugu en el Hayabusa-2, su segunda experiencia con asteroides en una década. Más muestras de asteroides están en camino, la nave espacial Osiris-Rex de la NASA aspiró material del asteroide Bennu en octubre, se espera su regreso en 2023.

En noviembre la Estación Espacial Internacional cumplió 20 años desde que recibió a los primeros seres humanos y empezó a estar habitada de manera continua. El telescopio Hubble de la NASA cumplió 30 años orbitando la Tierra.

La Tierra, Júpiter y Saturno se alinearon para brindar un espectáculo celestial que se repetirá hasta transcurridos 60 años. En Honduras la conjunción es permanente: gobierno y corrupción.