Le tocó a otra generación

Esta semana quisiera compartir con ustedes las palabras de un joven ingeniero sampedrano, Yacir Pacheco, quien publicó el siguiente mensaje en su perfil tras el embate del huracán Eta, sin imaginar lo que aún estaba por venir. Sin embargo, su glosa tiene hoy aún mayor peso y razón.

Hace 22 años cuando el huracán Mitch golpeó a Honduras tenía 16 años. Recuerdo la dificultad de las comunicaciones, no teníamos tanta tecnología, mucho menos tanto acceso al internet de manera masiva. Recuerdo el esfuerzo y valor de una generación que usó los recursos que en aquel entonces existían. Fue grandioso ver cómo los que estaban más jóvenes, los adultos e incluso personas mayores dieron sus fuerzas para apoyar a los demás; la mayoría fueron nuestros hermanos mayores o tíos, primos, papás los que tuvieron el honor de servir a Honduras y las zonas golpeadas por las inundaciones (La Lima y las zonas más planas del valle de Sula y la zona central del país fueron las más afectadas en aquel entonces). Una buena cantidad de amigos y familiares quizás no habían nacido o estaban muy pequeños para recordar lo que sucedió en aquel entonces.

Esta vez que el huracán Eta (tormenta tropical Eta), otro fenómeno climático golpea nuevamente a Honduras, veo como muchos jóvenes, adultos e incluso personas mayores nuevamente vuelven a reaccionar con un ímpetu desbordado, con el alma volcada hacia los demás. Ayudando a los afectados por las inundaciones. Esta vez le tocó a la generación que utilizó la tecnología para comunicarse más rápido, para disponerse más rápido, para llevar ayuda a las personas que más lo necesitan. Para contactar a ese amigo con lancha, para recaudar fondos en las diferentes plataformas digitales (GoFundme etc), para ayudar a otros a encontrarse con su familia. Esta vez muchos han sido “influencers” de verdad.

Esta vez le tocó a ese bombero joven y al comandante de 84 años retirado, arriesgarse y rescatar a muchos. Esta vez le tocó a ese policía de 19 años arriesgando su vida por el más frágil y ese que de verdad entendió la consigna de “servir y proteger”.

Le tocó a la generación que se da cuenta que no depende del gobierno ni de ayuda humanitaria extranjera para sacar adelante y ayudar al necesitado (aunque reconozco el esfuerzo y voluntad de muchas organizaciones que han ayudado a Honduras por mucho tiempo y hoy también).

Le tocó a la generación que no se deja llevar por “colores políticos”. Por favor, recuerden esto en las próximas elecciones!!! Los colores que nos mantienen unidos solo son los de nuestra Honduras. Una generación prometedora, y hablo no solo por los que tienen 20 años, sino por todos aquellos que sabemos que “Solo el pueblo salva al pueblo”. No dejemos que nadie nos robe eso. Mucho menos un gobierno falso y que nunca cumple lo que dice. ármate de valor y así como pudiste salvar a muchos, ayudar a muchos, defender a muchos. Sabemos que varios estarán en algún momento liderando este país. Que no se te olvide que después de DIOS, solo es la voluntad y esfuerzo de los mismos hermanos hondureños que se mantienen cada vez que suceden cosas trascendentales en nuestro país. Del pueblo para Honduras.