El covid-19 y las aerolíneas

La crisis del coronavirus ha provocado un impacto histórico sobre las aerolíneas, con una caída de su facturación de más del 60% en 2020, y solamente los tests de detección sistemáticos podrían revivir este mercado a la espera de una vacuna, consideró la organización del sector, IATA.

“La crisis de covid-19 amenazó la supervivencia de la industria del transporte aéreo” y “los libros de historia recordarán 2020 como el peor año financiero” para este sector, de acuerdo con la organización que agrupa a 290 compañías aéreas. La facturación del sector se estima en unos 328,000 millones de dólares en 2020, contra 838,000 millones en 2019. Las empresas redujeron sus costos “en una media de mil millones de dólares diarios” en 2020, pero el sector “continuará acumulando pérdidas sin precedentes”, agregó IATA con motivo de su asamblea general.

Esta prevé pérdidas netas de 118,500 millones de dólares en 2020, mayor aún que la estimación hecha en junio, ya de por sí grave, de 84,300 millones. Para 2021 pronostica ahora una pérdida neta de 38,700 millones, más del doble de lo previsto hace cinco meses.

“Esta crisis es devastadora e implacable”, declaró el director general de IATA, Alexandre de Juniac, citado en un comunicado. “Las fronteras deben ser reabiertas sin medidas de cuarentena para que los pasajeros puedan volar nuevamente. Las compañías tendrán que continuar recurriendo a su liquidez al menos hasta el cuarto trimestre de 2021. Por lo tanto no hay tiempo que perder”, para la reapertura de fronteras, añadió De Juniac.

La IATA propugna desde hace meses la generalización de las pruebas de detección de covid-19 que se practican antes de la partida de los viajeros (en particular en los vuelos internacionales) para evitar medidas de cuarentena.

“A largo plazo, la disponibilidad de vacunas a gran escala permitirá mantener las fronteras abiertas (...) pero ese momento es todavía incierto”, subrayó la IATA.