Biden, beneficiará o perjudicará a México

En una encuesta realizada en mi cuenta de Twitter, @luispazos1, en la que participaron 5,000 personas, 66% consideró que le iría mejor a México con Biden que con Trump y 34% peor.


Nadie sabe con certeza, por ahora, lo que hará Biden en la Presidencia, pues tanto en EE UU como en México unas son las promesas como candidato para ganar votos y otras las decisiones como presidente, ante los problemas económicos reales a que se enfrentará. Sin embargo, sus promesas nos dan una idea hacia dónde se dirigirá la economía de EE UU, que es fundamental para México. El intercambio comercial con Estados Unidos representa casi el 80% de las exportaciones totales de México.


Biden, según su programa económico como candidato, revertirá la reducción de impuestos de Trump a las empresas, de 21% los aumentará a 28 por ciento, todavía porcentaje menor al 30 por ciento cobrado por el Gobierno mexicano, sin contar un 10 por ciento más a los dividendos. Biden prometió duplicar el salario mínimo por hora, de 7.25 a 15 dólares. De materializarse esas promesas hará más apetecible el outsourcing o maquiladoras en México; pero también prometió reducir compras al extranjero y fortalecer el mercado interno, lo que puede traducirse en mayores barreras arancelarias a los productos mexicanos, y cumplir con la demanda de los sindicatos, que lo apoyaron para triunfar en las elecciones, de obligar a incrementar salarios a niveles parecidos a los de EE UU a las maquiladoras norteamericanas en México.


Casi 80% de las exportaciones mexicanas van a EE UU y son las principales fuentes de divisas para México. Éramos, por lo menos hasta antes del covid, el principal socio comercial de EE UU, por lo que las decisiones de Joe Biden en materia de importaciones son fundamentales para el empleo y el crecimiento en nuestro país. Si las políticas de Biden reducen atractivos para invertir en México, el único camino para contrarrestarlas es que el Gobierno mexicano los aumente; pero a la fecha los obstáculos a las inversiones extranjeras en el sector energético, el freno a la construcción de empresas, como en Mexicali, y la incertidumbre sobre el cumplimiento de contratos, ahondará la caída de la economía, más allá de la provocada por el covid, y aumentará la fragilidad de la economía mexicana a los cambios que realizará Biden.