¡La gasolina!

“La muerte no es la pérdida más grande en la vida. La pérdida más grande es lo que muere dentro de nosotros cuando estamos vivos”, Norman Cousins.

La gasolina como todo producto derivado del petróleo es una mezcla de hidrocarburos en los cuales las propiedades de octanaje y volatilidad proporcionan al motor del vehículo un arranque rápido en frío, una potencia máxima durante la aceleración, la no dilución del aceite y un funcionamiento normal.

Todos tenemos un combustible dentro de nuestro interior que se llama pasión, la pasión nos da la fuerza, crea el fuego, estamos pasando esta etapa durísima e inédita en la humanidad; pero es la gasolina para llegar a la meta unida al talento que nos permite avanzar, lo único que nos permite lograr algo de significado en la vida es que realmente lo quieras, los beneficios son evidentes, aumenta la fuerza de voluntad, contesta:

¿Qué cosas son las que pagarías por hacer? ¿Cuál es tu sueño? Nuestro idioma cambia de decir quiero hacerlo a decir tengo que hacerlo; lo que logramos en la vida se basa menos en lo que queremos y más en cuánto lo queremos; es esa fuerza de voluntad la que determina el poder del deseo; otro beneficio es que la pasión produce la energía, es como la perseverancia en forma natural en su vida, con esta gasolina su talento le hace fuerte, lo que usted haga marca resultados y al realizarlo usted se siente cumpliendo su propósito.

Las pruebas de la vida nos elevan a otro nivel de relación con Dios. “Por tanto no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día”, 2 Corintios 4:16. “Hay muchas cosas que atraen mis ojos, pero hay pocas que atraen mi corazón. Son esas las que deseo buscar”, Tim Redmond. Todos a llenar el tanque de gasolina