La oferta de servicios remotos

Como complemento de la actividad industrial en la que estamos adquiriendo una ventaja potencial está proveer servicios remotos a las empresas.

Esto abarca tanto los modelos ya conocidos de call centers y los más generales conocidos como business process outsourcing, incluyendo además una gama creciente de servicios tanto individuales como corporativos. El sector sigue creciendo con la mejora en las telecomunicaciones, digitalización y otros avances relacionados.


Esta actividad permite vender servicios de forma individual, por ejemplo, utilizando plataformas colectivas como Upwork o Fiverr. Se ofrecen los servicios por tarea o tiempo a un costo fijado por el individuo. Tanto el proveedor como el cliente tienen una calificación, reportes, e historial que hacen transparente la contratación. La plataforma maneja el pago cobrando una comisión, por lo que no hay riesgos de incumplimiento. Estas plataformas han permitido el desarrollo de venta de servicios más masivamente, lo que ha resultado en empresas o cooperativas que se han ido desarrollando a medida crece el mercado y la reputación del proveedor.


Un aspecto importante para el desarrollo del sector son las empresas transnacionales que venden el servicio de forma directa y operan en el país. Las empresas locales existentes o nuevas pueden entrar de forma directa a atender este mercado, ya sea accediendo a través de plataformas más complejas o de intermediarios de servicio. Interesante es la opción de venderle servicios a polos de desarrollo cercanos, con altos costos, como Panamá (que tiene un déficit de capacidades en diferentes áreas y a su vez un mercado laboral restrictivo; condición ideal para este sector).

Las capacidades necesarias no son mayores de las requeridas para atender la demanda local.