PCR en tiempo real

Las únicas “rocas lunares” documentadas que legalmente pueden estar en manos privadas fueron vendidas por Sotheby’s, Nueva York, el 29 de noviembre de 2018. Proceden de la misión espacial soviética Luna 16.

El 2 de enero de 1959, la sonda Luna 1 fue la primera nave espacial en alcanzar la velocidad de escape del campo gravitatorio terrestre. La nave pasó a casi 6,400 kilómetros de la Luna después de 34 horas de vuelo.

El 14 de septiembre de 1959, la sonda Luna 2 se convirtió en el primer aparato fabricado por el hombre en impactar la superficie lunar. El 7 de octubre de 1959, Luna 3 transmitió por primera vez a la Tierra imágenes de la cara oculta del satélite.

En los años siguientes y hasta 1976, los soviéticos lanzaron a la superficie lunar aparatos de la misma serie. El 3 de febrero de 1966, la sonda Luna 9 realizó el primer alunizaje de la historia. El 2 de junio del mismo año, también lo logró la estadounidense Surveyor I.

En septiembre de 1970, Luna 16 permitió el transporte a la Tierra de fragmentos lunares. Nina Ivanovna Koroleva, viuda del director del programa espacial soviético, Sergei Pavlovich Korolev recibió los fragmentos como un reconocimiento por la contribución de su esposo.

Los vendió a un coleccionista estadounidense privado en 1993. Los fragmentos están encapsulados dentro de una pequeña caja metálica de 5 centímetros cuadrados, que en su parte frontal cuenta con un cristal y una potente lupa que se desliza para poder observarlos.

Posteriormente los regolitos, muestras lunares tomadas a 35 centímetros de profundidad de la superficie lunar, fueron subastados por US$ 855,000. En Honduras también hay muestras que son muy escasas, se conocen como PCR en tiempo real.