Necesitamos al Sr. Spock

El 8 de septiembre de 1966 se emitió el primer capítulo de la serie “Star Trek” (Viaje a las Estrellas). El productor Gene Roddenberry había ideado un programa de ciencia ficción y de aventuras para la cadena estadounidense NBC.

La NASA había lanzado la misión Gemini 10, y todavía faltaban casi tres años para el histórico alunizaje, mientras que la nave Enterprise de Star Trek estaba haciendo viajes ficticios a través de la galaxia.

La nave intergaláctica Enterprise estaba destinada “a explorar nuevos mundos; buscar nuevas civilizaciones y formas de vida, llegando a lugares donde nadie nunca antes ha podido llegar”.

El episodio final del programa se emitió el 3 de junio de 1969, el hombre llegaría a la Luna algunos días después. Parecía el final de una era muy corta, ya que el programa solo había estado en el aire durante tres temporadas.

Los personajes protagonistas, el capitán Kirk, el doctor McCoy, Scotty, Chekov y el Sr. Spock se hicieron populares. El Sr. Spock, un oficial de un planeta ficticio llamado Vulcano, tenía unas orejas puntiagudas y el saludo característico: “Ten una vida larga y próspera”.

El actor estadounidense Leonard Nimoy, famoso por dar vida al Sr. Spock en la serie de televisión y en las películas de la saga Star Trek, falleció el 27 de febrero de 2015 a la edad de 83 años en Los Ángeles, California.

En una entrevista concedida en 2008, declaró: “Spock es un personaje muy interesante, inusual, muy inteligente. Pienso que a la gente le gusta su inteligencia. También tiene sentido del humor, es extremadamente fiable, útil en toda crisis, alguien capaz de resolver problemas y, sobre todo, un buen amigo de los humanos”.
En Honduras necesitamos al Sr. Spock.