Un atisbo al universo

Era la noche del 19 de este mes, tal como lo habían anunciado el cometa Neowise, se presentó por encima de El Merendón, en sentido noroeste, y a las 7:32 pm mi hijo mayor pudo obtener unas fotos sensacionales del mismo.

Para los que nos gusta ver el cielo de noche es una actividad placentera que produce mucha paz. Si se interpreta que estamos al borde de esta galaxia y que existen miles de ellas en el universo con planetas habitados, se percibe un sentimiento de humildad ante tal perspectiva. No todas las personas tienen esa afición.

Tal vez tenga que ver con la personalidad. Hay unos soñadores que dirigimos la mirada hacia arriba buscando algo que no sabemos qué es.

Día a día las personas se afanan tratando de ser mejores. Mejores significa más productivos, obtener más dinero. Y por eso harán lo que sea para mejorar sus vidas, entendiéndose mejorar su situación económica. Muy pocos entenderán que mejorar representa un todo que lleva implícito ser mejores personas. Más ordenadas, más disciplinadas, más genuinas, más compasivas, más honestas, más íntegras, más responsables. Claro, esta es la parte difícil, es más fácil enfocarse en lo material y buscar el sustento nada más. Por eso el humano no mejora integralmente. Y por eso sigue atado a una vida en modo supervivencia, con necesidades básicas por resolver como meta.

Mientras siga con la mirada dirigida al suelo, no mejorará. Tiene que levantar la vista y ver el sol, la luna, las estrellas. Tiene que levantar la mirada hacia arriba para darse cuenta de la magnificencia de la que es parte. Y que aunque por gravedad su cuerpo está fijo a la superficie terrestre, sus sueños no lo están. El cielo es el límite. Y es inspirándose cuando mejorará su accionar como humano, trascenderá su vida y además de lo material tendrá abundancia en todas las áreas de su vida.

Es estos lúgubres tiempos que vivimos, escojamos vivir sin las dificultades que nuestros pensamientos crean si los dejamos transformarse en miedo y terror. Podemos escoger la realidad que queremos vivir, una vida agradable y satisfactoria. Eso es mejor que morir lentamente abrumados por la desesperanza.

El cielo de noche está lleno de la paz y armonía que necesitamos. La visión de Neowise fue un atisbo a la majestuosidad que el Universo ofrece.

Fue un espectáculo.