Pese al virus, Japón celebra con cerezo

Los cerezos están en flor y, pese a las advertencias contra el coronavirus, los japoneses acuden masivamente a admirar el deslumbrante espectáculo blanco y rosa, y algunos se entregan al tradicional pícnic, firmemente desaconsejado este año por las autoridades.

La semana pasada, la agencia de meteorología japonesa (JMA), que vigila de cerca la eclosión de las pequeñas yemas, declaró la apertura de la floración en Tokio. Nunca había sido tan temprana esta señal desde que las estadísticas florales se instauraron en 1953.

Las ramas desnudas de los árboles en los parques, jardines de los templos, escuelas y avenidas súbitamente exhibieron una explosión de brotes, dando inicio al “hanami”, la costumbre japonesa de contemplar la belleza de las flores de los cerezos.

Decenas de miles de paseantes, muchos de ellos con mascarillas, como suele ocurrir siempre en la primavera en Japón debido a las alergias al polen, se congregaron en parques y jardines para fotografiarse ante los árboles o buscando artísticos primeros planos de las flores. “Hay más gente de lo que pensaba”, comenta Etsuo Fujisawa, un técnico dentista de 57 años, en el parque central de Ueno en Tokio. “Vengo aquí cada año. No puedo dejar de hacerlo”, explica a la AFP. Unos 800 cerezos habían florecido en este parque, habitual lugar que congrega a los habitantes de la capital para las comidas campestres primaverales, generosamente acompañadas por bebidas alcohólicas, y que reúnen a familias, amigos o colegas de oficina. Los dos lados de la avenida principal mostraban una pancarta en la que se podía leer: “zonas sin pícnic”.

- Fragilidad de la vida -

La floración de los cerezos simboliza en la cultura japonesa la fragilidad de la vida, el carácter efímero de la existencia. En efecto, las flores se abren plenamente solo durante una semana, antes de que sus pétalos se dispersen mientras las hojas de un verde claro invaden las ramas de los árboles.

También supone un ingreso económico considerable para los comercios y restaurantes, que ofrecen comidas y productos sobre el tema del color de las delicadas florecillas.

Varios turistas planifican sus vacaciones en función del momento de eclosión de las flores.

Pero el coronavirus lo ha trastocado todo en Japón, con más de 1,000 casos de infección registrados y 41 muertos. Varias escuelas han cerrado y grandes empresas han pedido a sus empleados que trabajen desde sus casas.

Los investigadores de la universidad de Kansai (oeste de Japón) prevén este año una caída del 40% del volumen de negocios relacionados con las festividades de “hanami” en todo el archipiélago.