Virus y reflexiones

Hace 112 días, el mundo desconocía que una crisis mundial estaba a punto de reventar con el virus covid-19, desde ese domingo 1 de diciembre del año 2019, cuando se registró el primer caso positivo del coronavirus en la laboriosa y alegre ciudad de Wuhan, en China.

Esta pandemia, que hasta la actualidad ha dejado más de 9,000 muertes y más de 200,000 casos, según datos de la Organización Mundial de la Salud, siendo la mayoría de ellos adultos mayores y, muy poco, la población joven, y los países más afectados, China, Italia y España.
Todo este flagelo ha tenido de rodillas a todas las naciones del mundo y, con todo lo lamentable por las pérdidas de vidas humanas, ha venido a dejar un momento de reflexión para la humanidad para recordar más la parte espiritual, moral y social, pues estas plagas tienen principios bíblicos para controlar la corrupción, maldad, violencia, avaricia, pérdida de valores morales y el desmedido amor al dinero.

Donde las potencias del mundo todo lo miden de acuerdo con su poder económico, explotando e imponiéndose sobre el resto de los países del globo terráqueo.

Asimismo, en las mismas naciones del tercer mundo o en vías desarrollo como Honduras, donde sigue siendo uno de los países con altos índices de corrupción, explotación, violencia e inseguridad,y el Gobierno, encabezado por Juan Orlando Hernández, se especializó en construir cárceles, mal llamadas de máxima seguridad, descuidando edificar centros hospitalarios.

De igual manera, la mayoría de los 298 alcaldes, especialmente los de las principales ciudades, como el alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, que ha llenado de concreto la capital. Con los primeros casos de coronavirus, estas autoridades se dan cuenta de qué importante es darle prioridad al sistema de salud en un país llamado Honduras.