Efecto Hong Kong

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, logró 8.1 millones de votos, un 57.1%, en una elección con participación de 75.2%, el mayor porcentaje desde 2008, frente a su rival del conservador Kuomintang, Han Kuo-yu. El Partido Demócrata Progresista mantuvo también su mayoría absoluta en el Yuan Legislativo.

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, exresponsable de la Oficina de Asuntos Taiwaneses, ratificó que para China, Taiwán es parte inalienable de su territorio y que no renuncia a anexionársela por la fuerza.

El ministro Wang declaró: “Este consenso no cambiará ni un ápice por unas elecciones locales en Taiwán, y no se verá alterado por los actos y palabras erróneos de ciertos políticos occidentales”.

“La reunificación de ambos lados del estrecho de Taiwán es una inevitabilidad histórica”, subrayó Wang. Por su parte, la agencia de noticias Xinhua, consideró que la victoria había sido posible por “trucos sucios” de la presidenta y por maniobras de “oscuras fuerzas extranjeras”.

La presidenta Tsai emitió también varios mensajes: “Antes de las elecciones dije que Taiwán se uniría para defender nuestra libertad y nuestra democracia. A lo largo de los últimos seis meses, Hong Kong nos ha mostrado lo importante que es ese compromiso”.

Línea seguida agregó: “Espero que la gente de Hong Kong encuentre esperanza en el mensaje que nuestras elecciones han mandado al mundo”. Estas palabras de apoyo no fueron las primeras.

La presidenta Tsai presentó su candidatura defendiendo la democracia y la identidad taiwanesa frente a China, país que reprime con fuerza las manifestaciones pro democracia en Hong Kong.Es de esperar una reacción China por los resultados del efecto Hong Kong.