¡Más allá de la vida!

El pastor evangélico Alejandro Espinoza.

“Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una”: Gabriel García Márquez”. Muchas personas han dicho: “siento un enorme vacío”; la realización humana no es resultado de un golpe de suerte, sino de pequeñas cosas que pueden ocurrir todos los días. Por evidencias y historias se ha demostrado que el sexo, dinero, posesiones nunca proveen la plenitud que deseamos y, si se da, es efímera y pasajera. Un gran autor francés reconoció y dijo: “Hay algo que observo en esta extraña intranquilidad de tantos hombres felices e incansables en medio de la abundancia”. El autor ruso Tolstoi tenía toda riqueza, éxito y fama, pero había algo que lo acosaba: la muerte. Este final impuesto por la muerte le hacía inevitable que todo en su vida perdiera sentido.

“Todo lo que llamamos historia humana, dinero, pobreza, ambición, guerra, prostitución, clases, imperios y esclavitud es la larga y terrible historia del hombre tratando de encontrar otra cosa que no sea Dios para ser feliz”: C. S Lewis. Según la perspectiva del mundo científico, usted es apenas una composición aleatoria de átomos al azar o el resultado accidental de un proceso biológico que ocurre irreflexivamente y sin propósito.

La vida con Dios maximiza su propósito, usted fue diseñado para una asignación especial. Establecemos un ciclo más allá de nacer, crecer, reproducir y morir, es volver a vivir una vida eterna. “Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó”: Eclesiastés 3:15. “Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”: Jean Paul Sartre. Solo conteste esta pregunta para ver su más allá en la vida: ¿hay algún significado en su vida que no sea destruido por la inevitable muerte que todos enfrentamos en la vida? Todos nos veremos un día.