Disrupción tecnológica

Muy pocos países latinoamericanos están prestando la debida atención a la disrupción tecnológica que se ha convertido en el paradigma de la nueva economía digital del siglo XXI.

Desde la primera revolución industrial hasta nuestros días, los modelos de negocios han cambiado hasta marcar las nuevas tendencias.

Nuestros gobiernos están absortos aún en su pasado y han olvidado afrontar con una nueva visión lo que el horizonte está mostrando en múltiples manifestaciones.

Según estudios de la Universidad de Oxford, el 47% de los empleos corren el riesgo de ser reemplazados por robots y computadoras con inteligencia artificial solo en EEUU durante los próximos 15 o 20 años; esto nos indica que los países que apuesten e inviertan en innovación y tecnología son los que estarán con las mayores probabilidades de alcanzar la cumbre en la macroeconomía de esta aldea globalizada. Nuestras naciones deben reevaluar sus sistemas educativos arcaicos que ya no están a la altura de la demanda de la era del conocimiento; la educación y formación virtual ganarán cada vez más espacio sustituyendo de a poco el tradicional salón de clase. Nuestros países siguen luchando contra problemas endémicos como instalaciones físicas abandonadas, maestros mal pagados, faltas de materiales que no permiten levantar la visión más allá de la inmediatez para lograr definir el horizonte del mañana. Tal como expresara un genial autor ‘seguimos preparándonos para un mundo que ya no existe”.

Ese avasallamiento tecnológico es irreversible, o nos metemos al río o nos quedamos a la orilla solo observando que otros pescan adelantándose en su desarrollo; solo para muestra, es probable que la mayoría de nuestros lectores estén leyendo estas líneas en dispositivos móviles en relación a la generación que lo sigue haciendo en el tradicional periódico de papel.

Es tiempo de que quitemos el retrovisor, cambiemos el chip, y nos enfoquemos en restaurar la visión 20/20 para que el año que está por llegar sea el escenario de un tiempo de innovación y desarrollo tecnológico.