Más noticias

Honduras está cambiando

Hallowen es una tradición norteamericana, de la cual muchos no entienden sus motivaciones y origen.

Los cristianos afirman que es una celebración propia de ellos y que celebran desde el siglo octavo en la noche del 31 octubre, en la víspera del Día de Todos los Santos, de donde deriva All-Hallows-Evening, actualmente deformado a Hallowen.

Los paganos hacen referencia a la celebración celta de la noche de Samhain (que significa fin del verano) en la cual los espíritus volvían a caminar por la tierra, buscando poseer a los vivos. Esa noche las personas se vestían con trajes y máscaras para ahuyentar a los demonios.

En 1840 llega esta tradición a Estados Unidos y Canadá, y en 1921 se empieza a celebrar masivamente. Es a partir de los años 70 y 80 cuando se internacionaliza gracias al cine y la televisión.

Actualmente es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Ha sido adoptada en numerosos países, y se celebra con fiestas y disfraces.

Y sin importar su origen cristiano o pagano es una celebración que el marketing ha modernizado para alentar el consumismo de la sociedad.

En nuestro país es un ejemplo más de la dependencia de la cultura estadounidense tan arraigada en nuestra sociedad.

El cine y la televisión nos ha mostrado una forma de vida a la que aspiramos, una que nos tiene embelesados al punto de intentar ser como ellos.

No es una celebración para pobres. Ya es tradición en escuelas privadas y en grupos sociales con capacidad económica para organizar fiestas de disfraces adonde premian el mejor. El origen y significado es lo de menos. Lo importante es semejarse a ellos.

Así somos aquí. Alejados de nuestras raíces, modernos y vanos, igualados, viviendo en inglés, y desdeñando nuestra cultura.

Por eso tenemos el país en las condiciones actuales. Porque como ciudadanos esperamos que sea el Gobierno de turno el que nos solucione la vida mientras nosotros nos dedicamos a vivir desordenadamente y sin valores. No aceptamos nuestra parte en esta responsabilidad. Vivimos en nuestra bola de cristal esperando que los demás sí lo hagan.

Hallowen, el 4 julio, el Soper Bowl, el Día de Acción de Gracias son las nuevas celebraciones en nuestro país.

Honduras está cambiando!