Cómo funcionamos

“Nuestra manera de ser se debe a la naturaleza del cerebro, que ahí es donde se construye lo que somos”, dice Michael Gazzaniga, director del Centro de Neurociencia Cognitiva del Dartmouth College, EUA. “Pero la mente también coacciona nuestro cerebro del mismo modo que los automóviles se ven coaccionados por el tráfico que ellos mismos generan”, afirma este investigador.

¿Por qué una persona es más inteligente que otra? Todos los neurólogos están intentando responder a esa pregunta y nadie tiene todavía una respuesta. Si la inteligencia es ser bueno en el pensamiento abstracto, se trata de cuántas variables puedes mantener en tu mente, lo normal son 4 o 5, y las personas muy inteligentes en este sentido pueden tener 6 o 7; pero esta es solo una línea.

El cerebro también es un mecanismo que toma decisiones mezclando la información heredada y la aprendida. Y resulta que en el hemisferio izquierdo humano hay algo muy especial a lo que yo llamo “el intérprete”. Este módulo neuronal intenta interpretar el mundo y las propias acciones del sujeto, de manera que toda esa argumentación mental que nos parece fruto de nuestra lógica particular es obra del intérprete.

Este descubrimiento nos lleva a la conclusión de que la libertad de acción es irrelevante e inexistente, pero eso no significa que usted no sea responsable de sus actos, ya que la responsabilidad es el acuerdo que tomamos todos. Usted se va a la cama perfectamente feliz, pero se levanta hecho polvo y entonces se dice: “¡Ah! Es que no me apetece ir a trabajar” o “es que mi pareja no me ha dado los buenos días”. En realidad lo que ha pasado es que ha cambiado su nivel de dopamina. “Debemos estar atentos, pues organizamos nuestra sociedad en función de lo que creemos”.