Más noticias

¿Puede confiar en la superstición?

Cierto día, un hombre vestido pobremente entró en la oficina en Beverly Hills, California, de la importante firma de Bolsa de Valores de New York Godnick & Son. Quería comprar acciones de Control Data y traía un cheque de caja a su nombre por $5,000 girado por un banco local. Evidentemente acababa de cerrar una cuenta de ahorro.

Marty Tressler, el gerente, interrogó al hombre con amabilidad y dedujo que toda la riqueza que tenía en este mundo era exactamente esa suma. En ese momento, las acciones de Control Data no atraían inversionistas porque la compañía tenía serios problemas que le llevaría años corregir.

Las acciones se negociaban a solo $30. El gerente se preocupó y se lo explicó al hombre, con honestidad, pero este insistió. Cuando le preguntó el por qué, le dijo que se lo había sugerido el tarot. De mala gana, Tressler hizo la operación, aunque en el fondo se sentía un estafador. Seis meses después, y a causa de factores que ningún medio racional podía pronosticar, las acciones fueron de las más buscadas. Se negociaban a mucho más de $100. El extraño cliente entró en las oficinas nuevamente y dijo que quería convertir sus acciones en efectivo. Obtuvo algo más de $60,000 por ellas.

Marty Tressler se interesó en averiguar sobre el tarot. Buscó a un hombre especialista que decía ver el futuro. Le aseguró que podía darle información para tener un tremendo éxito financiero y lo invitó a comer en un famoso restaurante. Al finalizar, cuando el mesero trajo la cuenta, el astrólogo se la pasó cínicamente a Tressler, “podrá ponerla en su cuenta de gastos, ¿no?”. Marty no tenía cuenta de gastos, pero pagó la cuenta. Al salir, el maestro del tarot le pidió cinco dólares para el transporte. Se los dio y consideró todo como un gasto en educación. Concluyó que si bien podía haber casualidades, si la astrología fuera eficaz, todos los astrólogos serían ricos y prósperos.

LO NEGATIVO: Gastar nuestros pensamientos en encontrar soluciones en la superstición vestida de clarividencia que dice ver el futuro.

LO POSITIVO: Confiar en Dios y en el poder de razonamiento, imaginación y capacidad de trabajo que él nos dio y utilizarlo para bien.