Más noticias

¿Qué es el cielo?

Jibsam Melgares

Según la tradición cristiana, algo que aparentemente ha entendido bien el diccionario, cielo es la morada en que los ángeles y los santos o bienaventurados gozan de la presencia de Dios. Asimismo, cielo es sinónimo de perfección, de hermosura, de descanso, de cosas sublimes que muchas veces quedan fuera del alcance de nuestros sentidos. La autora Lucrecia Rego de Planas dice que el cielo es algo así como la suma de todos tus momentos felices, de todos tus deseos cumplidos, de todos tus pasatiempos realizables.

Según los versados, en la Biblia la palabra “cielo” aparece 276 veces solo en el Nuevo Testamento y es descrito como un lugar real (véase por ejemplo Lucas 16:19-31). Con todo, la imagen del cielo que más me gusta es la de esperanza; y como bien lo escriben los autores Barber y Peterson, Dios desea que esa esperanza transforme nuestra existencia aquí en la tierra.

Sobre este punto, los autores compartieron esta historia y su perspicaz comentario de ella: algún tiempo atrás escuchamos un fascinante programa de radio en donde se le preguntó a un número de personajes famosos cómo pensaban que sería el cielo. Un patrón consistente de tres puntos comenzó a emerger en sus respuestas: 1) todos creían en el cielo; 2) todos asumían que estarían allí; y 3) ninguno mencionó que Dios estaba allí. Y usted, querido lector, ¿qué piensa o cree que es el cielo? Por mi parte, creo que es lo que mencionaban los autores en su comentario final: es todo acerca de Dios; es su presencia en santidad y amor majestuoso. Estar en el cielo significa entonces: vivir con Dios para siempre. Por eso la recomendación bíblica es a poner la mira en la cosas de arriba, donde Cristo gobierna a la derecha de Dios, no en las de la tierra, que perecen (cf. Colosenses 3:1-2). Demasiado a menudo, sin embargo, nuestra visión no va más allá de las cosas de esta tierra.