Más noticias

La encrucijada de Macri

El presidente argentino Mauricio Macri afronta una encrucijada ante el inesperado resultado de las primarias, que alejan sus posibilidades de lograr la reelección en los comicios del próximo octubre. La apabullante victoria del candidato presidencial peronista, Alberto Fernández, quien lleva como compañera de fórmula a la senadora y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), con un margen de 15 puntos porcentuales de ventaja sobre Macri, ha cambiado por completo el escenario político argentino.

Visiblemente afectado, Macri reconoció su derrota y, tras una rueda de prensa en la que se mostró enojado por su revés, del que llegó a culpar a los votantes, pidió finalmente perdón por su reacción y anunció medidas para paliar los efectos de las turbulencias en los mercados.
“Lo que pasó el domingo es que la realidad mató el relato”, dijo a Efe el analista político Jorge Arias, de la consultora Polilat, quien consideró que tanto el macrismo como el kirchnerismo han hecho exactamente lo mismo: “alimentar el odio contra el otro”. Para Arias, el gran mérito de Alberto Fernández fue ir a hablar con Cristina, pese a su distanciamiento, para convencerla de que “sola no gana y sin ella no se puede”.

La decisión de la senadora de ceder la candidatura presidencial a Alberto Fernández con ella de segunda ha conseguido lograr la unidad del peronismo y ha acabado sorprendiendo a propios y extraños con tanto apoyo popular en las primarias. Aunque la política argentina es el “territorio de lo imposible”, en opinión de Arias, así como de otros analistas consultados por Efe, “es muy improbable” que Macri consiga revertir su derrota en los comicios del próximo octubre. No obstante, Arias apuntó que el “Gobierno y muchos actores económicos y sus aliados internacionales están operando activamente para que se revierta”.

Los resultados de las primarias han desatado un terremoto financiero en los mercados locales, en una reacción adversa de los inversores a la derrota del oficialismo. Sobre estas turbulencias financieras, Arias consideró que ha habido una incapacidad y aún “una malicia del Gobierno”, al menos en las primeras horas tras resultado de la elección al dejar “correr el dólar”, con lo que daba la sensación de que se “intentaba alimentar el caos para asustar más”.

Pese a su derrota electoral, Macri se ha mostrado dispuesto a dar batalla en los comicios de octubre, en los que, además de las presidenciales, se renovará parcialmente la composición del Congreso (130 sillas en la Cámara de Diputados y 24 bancas del Senado), se elegirán gobernadores provinciales en Buenos Arias, Catamarca y La Rioja, así como el alcalde y legisladores locales en la capital argentina. Así, en medio de la incertidumbre política y financiera, Argentina se dirige a una atípica campaña electoral. EFE