Más noticias

Pasos de animal grande

La Fiscalía del Distrito Sur de la ciudad de Nueva York ha filtrado documentos que presentó como carga probatoria contra hondureños acusados de estar ligados a actividades ilícitas con conexión al territorio norteamericano.

Dichos señalamientos son gravísimos y manchan de manera lamentable el honor y la dignidad de la nación, no se trata, pues, simplemente del testimonio de personas acusadas que tratan de rebajar sus penas en negociación con la justicia americana, se trata de que la misma Fiscalía sustenta la acusación ante la corte “neoyorkina”.

Si hay algo que impera en Estados Unidos es la auténtica separación de poderes. Ya hemos visto que incluso un juez federal (ni siquiera la Corte Suprema de Justicia) ha usado su poder para limitar acciones ejecutivas del presidente Trump en varios asuntos políticos, económicos y aun migratorios.

Ello muestra que una cosa puede ser la aparente “buena relación” y benevolencia que puede mostrar el Poder Ejecutivo americano con las autoridades hondureñas y un asunto muy distinto y separado son las causas de acusaciones penales encausadas en las cortes.

Un fiscal norteamericano jamás se atrevería a hacer un señalamiento de semejante gravedad y delicadeza si no está con la certeza fáctica y jurídica de los hechos aducidos; en otras palabras, la Fiscalía norteamericana no es del estilo de entrar en especulaciones, suposiciones o probabilidades, si acusa es porque considera que la carga probatoria es imposible de rebatir en juicio.

Vino doña Nancy Pelosi e ignoró al “Gobierno”, aparte de ello, el presidente Trump incluyó a nuestro país en la lista negra del narcotráfico: más claro no canta un gallo. Que un día el honor sea restaurado a esta tierra que no merece que su dignidad sea pisoteada por gobernantes que han hecho de ella un triste y doloroso Estado fallido.