Más noticias

El único polo

La polaridad se puede definir como la forma en que se organiza geopolíticamente el mundo, el juego de poder global. La polaridad puede presentarse, con diferentes actores o con un solo actor.

Desde la caída de la Unión Soviética, el mundo perdió uno de los polos de poder, dejando al orden internacional con una sola potencia, que intentó establecer un mundo de acuerdo a su visión, Estados Unidos, como una superpotencia económica, política, cultural y sobre todo militar.Para algunos autores fue el comienzo de un mundo lleno de inseguridades, más inestable y donde los conflictos se volvían más impredecibles con actores difíciles de identificar: guerrillas, narcotráfico, terrorismo, fundamentalismo, entre otros.

En la actualidad es posible que Estados Unidos y China lleguen a disputar el mundo como en la guerra fría. La guerra comercial y tecnológica desatada por la administración Trump corrobora que el mandatario ve al país asiático como su máximo competidor estratégico.

Otros autores sostienen que el mundo está entrando desde hace años a un orden donde son tres los jugadores con poderío global: Estados Unidos, China y Rusia. Por otro lado, existen analistas que piensan que nos encontramos en un escenario donde son varios los polos de poder y que ninguno tiene la fuerza suficiente para ocupar el lugar de Estados Unidos.

Otro escenario es de no polaridad, hace referencia a que, si bien hay países más y menos poderosos, ninguno tiene el poder de controlar más que una pequeña esfera de influencia, haciendo que muchas potencias medianas logren un grado de autonomía que termine en la inexistencia de un polo o más polos hegemónicos.

Lo que resulta claro es que, para Honduras, Estados Unidos es el único polo.
Máster en Relaciones Internacionales y en Estudios Asiáticos