Más noticias

¿Cómo dijo?

Todos los días hablamos con una gran variedad de personas. Amigos, colegas, clientes. O a través de los medios tenemos acceso a lo dicho por otras dentro de las fronteras nacionales o fuera de ellas. Desde hace mucho tiempo guardo frases que he escuchado y me han parecido interesantes ya sea por el contenido, o por la forma como fueron dichas. Profundas, alocadas, ilógicas. Las guardo para no olvidarlas. Hoy quisiera compartir algunas de ellas:
“Antes éramos pobres y ahora somos desgraciados”. Refiriéndose al momento actual de la hondureñidad.
“Necesitamos santos del siglo XXI, con una espiritualidad insertada en nuestro tiempo”. En relación a la necesidad de un cambio en el desempeño de los religiosos.
“La que va a parir, va a parir, y la que no, no”. Refiriéndose a una verdad lógica absoluta. La evolución del trabajo de parto es fluida, rítmica y de tiempos perfectos.
“Nadie en su profesión es mejor de lo que es como persona”. Indudable. Una mala persona no puede ser buen profesional.
“La fe es el único refugio verdadero”. Absoluto. Siempre Dios es la última roca de salvación.
“El modernismo y la perfección cansan”. En alusión a el ambiente agradable del propio hogar luego de un viaje largo a otras culturas.
“¿Qué nivel tiene tu tragedia en la escala cósmica?”. Interesante pregunta para cuando sobredimensionamos nuestros problemas.
“Protegiendo a la minoría que tiene más, se protege a la mayoría que tiene menos”. Claramente un concepto capitalista lleno de lógica.
“Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Elemental, hilarante, pero cierto, juego de palabras.
“Hay que violar la Constitución cuantas veces que sea necesario”. Inolvidable frase del folclore político nacional de la década de los ochenta.
“Todo lo que el dinero puede comprar”. La esencia de la corrupción.
“Honduras no es un país. Es tan solo un dolor ancho, largo y profundo”. Una verdad emitida hace décadas aún vigente.
“La última generación elegante”. Indiscutible, la nuestra, los baby boomers.
“ Estábamos mejor cuando estábamos peor”. Cuando los cambios no traen mejoría.
“La revolución científica nos exhorta también a una revolución moral”. No hay que dejar a Dios por el diablo.
“ Insurrección parlamentaria”. La evidencia patética de una oposición política incapaz.
“ Patas arriba o patas abajo”. Para denotar hacia dónde están dirigidas las extremidades inferiores al viajar en avión de combate.
“ Acostúmbrate a la soledad de tu propia conciencia”. Abrumadora y atemorizante reflexion.
La lista es grande y obviamente no se pueden mencionar todas. Pero si nos detenemos a escuchar a los demás tendremos la oportunidad de accesar a un conocimiento que está allí, en todas las personas. Una sabiduría gratis, variada, interesante, inextinguible.