Más noticias

Por qué ganó AMLO

En su tercer intento como candidato a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador venció por un amplio margen, que no dejó dudas de su triunfo. No solo ocupó el Poder Ejecutivo, también obtuvo el control del Poder Legislativo y ganaron casi todos los candidatos a gobernador de su partido.

La mayoría de sus votantes no lo hicieron porque fuera un candidato de izquierda, socialista o prometiera un país como Venezuela o Cuba. No recuerdo que en su campaña dijera que era socialista. Ganó porque la mayoría de los mexicanos estaban hartos de la corrupción priista. Su principal competidor también representaba una alternativa a la corrupción, el PAN, pero se dividió. Además, la asociación con el PRD, partido de izquierda, le restó votos entre sus simpatizantes. Algo parecido sucedió en el PRD, muchos de sus miembros condenaron la alianza con el PAN y votaron por AMLO.

Como dicen los astrólogos “se alinearon los astros a su favor” y ganó ampliamente, con el poder de reformar leyes sin el apoyo de los principales partidos de oposición, ventaja que no tuvo el PAN cuando gobernó, y dio la impresión ante muchos votantes que no consumó los cambios que debería haber hecho, aunque hubo estabilidad y crecimiento durante sus gobiernos.

Centrales campesinas, fuentes del voto verde del PRI, que le aseguró triunfos por décadas a cambio de manipular y dejarles robar las ayudas al campo, ante el casi seguro triunfo de AMLO, pactaron presuntamente con Morena para darle el voto de sus agremiados.
La mayoría de los mexicanos consideró a AMLO como la mejor opción. Ahora tiene poder político para superar la economía saqueada, pero no deja claro a empresarios e inversionistas qué caminos tomará. Con siete meses en el poder generó desconfianza e incertidumbre que frenaron la inversión.