Más noticias

No es un juego

Inteligencia artificial es la simulación de los procesos de la inteligencia humana por parte de sistemas informáticos.

En otras palabras, hacer que las máquinas piensen, aprendan y tomen decisiones. Hasta hace poco solo se introducían instrucciones en las máquinas y se esperaba un resultado. Lo que se está haciendo ahora es inducirlas a que aprendan solas, proceso que se conoce como “machine learning”.

Para Demis Hassabis, líder de DeepMind, una división de Google, el tablero del “Go”, un complejo juego de mesa oriental, es el terreno elegido para explorar las fronteras de la inteligencia artificial que en el futuro ayuden a “resolver todo tipo de problemas apremiantes del mundo real”.

DeepMind logró crear un programa ganador del “Go”, AlphaGo, capaz de derrotar a los campeones mundiales. La nueva versión, AlphaGo Zero, cuenta con un diferente algoritmo que le permite aprender a ganar solo.

El nuevo algoritmo se basa en el aprendizaje por refuerzo: la máquina sabe enseñarse sola practicando consigo misma hasta alcanzar una capacidad muy superior a la de sus versiones previas.

De esta forma, Google ha desarrollado una inteligencia artificial que se desenvuelve mejor que un humano en un videojuego de combates, al ser capaz de coordinarse con compañeros de equipo hasta desarrollar estrategias que lleven a la victoria.

En este juego, Quake III Arena (Q3A), los jugadores tienen que robar la bandera del enemigo y llevarla a su base, mientras protegen su propia bandera, disparando un láser contra ellos.
Stephen Hawking, el desaparecido científico, advirtió sobre los peligros: “El desarrollo de una completa inteligencia artificial podría traducirse en el fin de la raza humana”. No es un juego.
Máster en Relaciones Internacionales y en Estudios Asiáticos