Más noticias

¡Procrastinación!

“Tu podrás retrasarte, pero el tiempo no lo hará”: Benjamin Franklin.

¿Cuántas veces antes de hacer una labor importante es común levantarse e ir al baño, contestar el celular, enviar mensajes de texto, ir a comer algo? Es allí donde el cerebro está trabajando en su contra, y esto es resultado del efecto de urgencia. Sin darse cuenta está tomando la acción de una conducta de dar una satisfacción al fenómeno de la urgencia, por encima de las recompensas a largo plazo.

La tendencia de un trastorno volitivo del comportamiento humano acompañado de ansiedad, resultado de tener una tarea por hacer pendiente sin tener quizá la fuerza de voluntad para terminarla. El solo tener esta condición muchas veces es tediosa, difícil, la cual es causada por un problema de mayordomía del tiempo. La mayor parte de las personas establecen una conducta evasiva y dicen: en cuanto tenga tiempo te llamo, te escribo, te voy a hacer lo que me dijiste y al final no hay resultados.

Hay características propias de procrastinar, como ser: el perfeccionismo y miedo al fracaso se da en personas que son autoexigentes, y más cuando no existe la garantía al éxito. “El perfeccionismo es la madre de la procrastinación”: Michel Hyatt.

La agenda saturada, lo cual hace a las personas sentirse incapaces de establecer prioridades, provoca la ansiedad, impotencia, fracaso. Conforme a un estudio científico, el procrastinar puede afectar la salud mental y física, las calificaciones en estudiantes, lo cual genera desánimo y problemas de autoestima e imagen. Es importante que pueda saber el propósito y la importancia de lo que usted va a realizar. El tiempo presente es ahora, no deje para mañana lo que debe decidir hacer hoy. “No te pongas a contemplar toda la escalera, simplemente da el primer paso”: Martin Luther King.