Más noticias

Las emprendedoras

Así se expresaba hace unos días el abogado Sergio Zavala Leiva: Estimado don Martin, le comento que mañana jueves (27 de febrero) me internarán en un hospital donde me van a practicar una operación quirúrgica y en donde estaré interno unos cinco días, razón por la cual le estoy enviando en forma adelantada los artículos intitulados Las emprendedoras y Los incendios forestales (publicado el jueves anterior), que cubren el período de mi recuperación en casa y un poco más, pues no sé cómo me sentiré después de dicho evento y no quería interrumpir tales envíos. El abogado Zavala falleció el jueves anterior.

Como una excelente iniciativa podría calificarse la tarea emprendida por el Centro de Capacitación Municipal (CCM), con asiento en San Pedro Sula, para convertir a las mujeres que realizan diversas actividades de negocio en emprendedoras. Ellas reciben la formación empresarial en dicho centro que les servirá de plataforma para convertir sus sueños en realidades a través de distintas actividades y talleres que les ampliarán sus conocimientos para gerenciar un pequeño negocio dentro de un esquema legal que les permita promover sus productos.

En las grandes ciudades son precisamente los pequeños negocios los que sostienen la economía local y son su verdadera columna vertebral, no son las grandes corporaciones o compañías, como podría pensarse, por eso la tarea del CCM es muy loable, ya que a la postre habrá aportado al mercado de negocios de San Pedro Sula miles de estos negocios, cuya magnitud tendrá un gran impacto económico, no solamente por la masa dineraria que podría mover, sino también por el recurso laboral.

Según estudios, las personas que trabajan por cuenta propia y operan pequeños negocios tienen más probabilidad de ser felices desde el punto de vista laboral que las personas que tienen empleos tradicionales, y esta brecha se amplía con la edad. Las personas mayores de 50 años reportan la mayor tasa de satisfacción laboral, por eso en los Estados Unidos el número de emprendedores que se dedican por cuenta propia a un negocio comercial anda en los 42 millones, excluyendo a los que realizan actividades bajo el sector de las llamadas “economías participativas” que usan plataformas en línea como Uber y otras para obtener una entrada de dinero.

Un buen plan para administrar un pequeño negocio representa el estudio de la idea en sí de la actividad de que se trate, como los costos, la competencia, la forma de obtener los recursos y de llevar una contabilidad, la materia prima, análisis financiero, estrategias a seguir para producir y ofrecer los bienes, mercaderías o servicios, y lo relativo a los impuestos fiscales y demás que procedan.