Más noticias

¿Cometerá la misma locura en 2019?

Para Rodimiro la vida se había convertido en una rutina. Trabajaba para vivir y vivía para trabajar. Claro que había tenido sueños cuando estaba en la universidad. Como todos querían tener una vida interesante, casarse y criar una familia, viajar, llegar a tener su casa propia, un buen carro y muchas amistades que lo apreciaran. Pero el tiempo se encargó de ir apagando sus sueños. Casi sin darse cuenta cayó en una cansona rutina. ¿Era esto la vida? Trabajaba aburridamente en un trabajo que no le gustaba, y cuando salía y llegaba a la casa encontraba a su esposa de perenne mal humor y a sus hijos dormidos ya. Se consideraba un tipo frustrado, y su frustración lo llevó a tomar sus copas y así se volvió discutidor rodeado de amigos a los que les caía mal y a los que a su vez detestaba. Sentía, en pocas palabras, que su vida era un infierno aburrido y permanente. Hasta que casualmente encontró a Baldemar Trejos, un compañero de la universidad que todas luces le había ido bien, su aspecto era jovial y se mostraba alegre. Hablaron de todo y Baldemar lo invitó a comer. Pero hizo mucho más, aprendió una lección que cambiaría su vida. Fue ahí donde vino la pregunta clave: “¿Y... qué piensas hacer en el futuro?”. La respuesta: “Nada, seguir de tonto sufriendo, aguantando y esperar que las cosas mejoren”. Baldemar se reclinó en su silla. “¡Creo, Rodimiro, que estás cometiendo la misma locura, año tras año! ¿Sabes que locura es seguir haciendo lo mismo, de la misma manera, y esperar resultados diferentes? Ya lo dijo William James, podemos cambiar toda nuestra vida, con solo cambiar nuestra actitud mental”. Ahí lo entendió todo Rodimiro. No fue gradual, lo comprendió de golpe. Si quería obtener resultados diferentes, tenía él mismo que hacer algo diferente. Invertiría más tiempo con su esposa y sus hijos, se alejaría de esos amigos discutidores, y pondría entusiasmo en mejorarse y progresar en su trabajo. Ni siquiera le sorprendió cuando todo en su vida cambió.

LO NEGATIVO: En 2019 caer en la locura de seguir haciendo lo mismo, de la misma manera, y todavía quejarnos de que las cosas nos sigan saliendo mal.

LO POSITIVO: Pensar en lo que realmente queremos. Y planear cuidadosamente metas dignas, trabajar en ellas mejorará así sorprendentemente nuestra vida.