Más noticias

¿Cómo ser padres?

Resulta fácil casarse y tener hijos, pero ¿quién enseña el camino para que tanto el amor de la pareja como el de los padres perduren en el tiempo?, ¿cómo conseguir que el marido, la esposa y los hijos lleguen a una madurez integral sana y equilibrada? Y, sobre todo, ¿cómo se aprende esto? Nadie duda de que la educación y la formación de los hijos son una tarea ardua y difícil, y más en esta sociedad.

Es importante, por tanto, decir a las personas que comienzan a plantearse el proyecto de una familia estable, que se necesita preparar la casa, un lugar apacible y funcional, pero, antes, deben prepararse ellos para vivir con otra persona. Es interesante conseguir todas las comodidades, materiales, pero más una preparación buena para la convivencia y las relaciones personales, explica Damián Cubillo.

Es importante que la decisión de ser padres sea tomada con reflexión, con responsabilidad y no porque es el momento o ya tenemos la casa preparada. La venida de un niño a casa es un cataclismo para la pareja, trastocará horarios, formas de vida, relaciones familiares. Pondrá a prueba la estabilidad de la pareja, ya que el bebé acapara toda la atención, para él no hay fiestas ni horarios, es exigente, pues su vida es cubrir las necesidades que exigirá a sus padres. La familia es hermosa, pero está sujeta a muchos avatares que la pueden convertir en frágil.

Tomar la decisión de tener un hijo debe ser tomada con responsabilidad, con verdadero deseo de amor entre la pareja y prepararse para esa gran responsabilidad y tarea. Debe ser una de las grandes decisiones que se han de dialogar, y junto en pareja prepararse emocionalmente y amorosamente. Es una tarea muy hermosa y gratificante, será muy llevadera si los dos toman parte activa desde el momento primero del embarazo y van preparándose para recibir a ese ser que dependerá plenamente de sus decisiones, comer, atenciones, bienestar.