Más noticias

Jornada con dos caras

Este 15 de septiembre es una fecha especial para el show de los políticos de turno y de pasarelas de exhibición donde desfilan todo tipo de personajes, que en su mayoría son una ofensa para el civismo en honor a la independencia y a la memoria de los próceres. Las tradicionales palillonas son el atractivo principal para la mayoría de los asistentes por sus exóticos trajes y movimientos rítmicos de las bandas musicales con cualquier tipo de música popular y hasta vulgar, pues dejaron de ser bandas de guerra. Este sábado 15 de septiembre debe ser una fecha de alegría, tristeza y vergüenza:

Alegría, la historia narra que ese 15 de septiembre de 1821, Honduras obtuvo su libertad, luego de haber sido gobernada como parte del virreinato de la Nueva España durante casi 300 años. Tristeza, pero también la leyenda relata de ese 15 de septiembre de 1842, el paladín centroamericano, José Francisco Morazán Quezada muere fusilado en San José, Costa Rica junto con uno de sus mejores amigos, el también general Vicente Villaseñor. Vergüenza, 15 de septiembre de 2018, por tantos actos de corrupción en los últimos años.

Hay que recordar el testamento de Morazán, donde narra este hecho como un asesinato y aun así, declaró que no tenía enemigos ni el menor rencor para sus asesinos y los perdonó. Además, recordar entre sus últimas frases: “Declaro que mi amor a Centroamérica muere conmigo”, y sus últimas palabras expresadas a Villaseñor en el paredón y a minutos de su muerte: “Querido amigo, la posteridad nos hará justicia”, y luego se persignó. En esta 197 celebración aparecerán en los distintos medios de comunicación, los políticos ‘patrióticos’ para levantar los bajos perfiles, en especial cuando coronan las distintas estatuas de Morazán en un país llamado Honduras.