Más noticias

La escuela virtual

Para los padres que hacen esfuerzos para dar a sus hijos una educación bilingüe, uno de los componentes que les generan muchos gastos son los textos escolares, en primer término porque todos estos materiales son importados y por consiguiente se incurren en gastos de importación de los mismos, pago de transporte e impuestos de introducción, por lo que el pago final se vuelve grande, sin contar que estos costos se cancelan en moneda extranjera. Ante tal situación y el poder de innovación que nos trae la tecnología, nos preguntamos si dentro de poco tendremos la escuela virtual, adonde se dispondrá de textos mediante computadoras y ya no será necesario comprar los libros en físico.

Hay que ver que nuestros niños y jóvenes de hoy están más relacionados con las computadoras que con los libros físicos, por lo que no habría problema de adaptabilidad por parte de los estudiantes, el acceso a las computadoras podría representar un problema, pero una gran mayoría si no todos, al menos en el nivel bilingüe dispone de una computadora personal. Podría representar alguno que otro inconveniente, pero los resultados en economía y disponibilidad de los textos podría compensar.

Es un gran salto desde las páginas de los libros hasta las pantallas en materia educativa, pero los estudiantes de hoy nacen totalmente identificados con la tecnología, y este cambio podría obligar a los maestros a ser más proactivos y a los alumnos a que avancen más significativamente de acuerdo con sus propias proyecciones, ya que no tendrían que estar sujetos a los esquemas definidos en un texto, sino que podría avanzar de acuerdo con sus propias capacidades teniendo la disponibilidad de los textos en cualquier momento que lo requieran.

El costo aproximado de los libros en secundaria es de $600, por lo que esto representa bastante del presupuesto que los padres invierten en textos escolares en la educación bilingüe. Para un estudiante de hoy no es ninguna novedad cambiar los libros de papel por los notebooks, ya que para ellos es lo más usual, disponen de la tecnología de una manera omnipresente en sus vidas, por lo que un cambio así no significaría mayores problemas o traumas para acceder a los textos escolares.

Esto sin hablar de la actualización de los textos virtuales, labor que se facilitaría si los textos están disponibles de manera virtual, ya que las actualizaciones en dichos textos se pueden hacer de una manera rápida y moviéndose con la rapidez con que hoy cambian las cosas en el mundo actual. Hay libros que realmente dan pena lo que todavía tienen que aprender nuestros niños como enseñanza, primero porque hay textos tan viejos que enseñan cosas totalmente desfasadas con la realidad histórica.

Nuestros niños pasarían de una educación que se ancla en textos de hace 30 años que no coincide en datos históricos, datos geográficos o que no recoge los avances que la humanidad ha tenido en materia tecnológica.

Una escuela virtual puede no solo ser más económica que una escuela tradicional con libros de texto de papel, sino que también puede revolucionar la educación al poder llegar a lugares donde los maestros no pueden llegar o no llegan en la cantidad de educadores que se necesitan, pero que sí puede llegar la tecnología, por lo que la opción por una escuela virtual podría resultar no solo económica sino revolucionaria, pues podría ser capaz de llegar a iluminar pequeñas mentes en los lugares más remotos donde hasta ahora es la ignorancia la que reina en sus pequeñas mentes.