Más noticias

Enhorabuena Argentina

Hay que dar la enhorabuena a los grupos argentinos provida, que se han volcado en estos días y han logrado sensibilizar a la opinión pública. Los obispos católicos, que no estuvieron tan beligerantes en la primera etapa de la votación, cuando se planteó en el Congreso, han sido muy claros ahora; en muchas parroquias y catedrales se convocaron vigilias de oración y la jerarquía ha estado abiertamente apoyando a los que estaban en contra del aborto. No me cabe duda, además, de que el Papa Francisco ha estado detrás de este apoyo de la jerarquía católica a la vida.

Aunque él no se ha manifestado públicamente, quizá para que no le dijeran que se estaba entrometiendo en la política de otro país, aunque él es argentino, estoy seguro de que ha hecho llegar su apoyo tanto a los obispos como a los movimientos provida, para que no se rindieran y siguieran luchando.

No hay que olvidar que lo que estaba en juego era la sumisión de un país a los dictados del Nuevo Orden Mundial. El propio presidente argentino, Macri, dio a conocer hace unos días que había sido víctima de presiones por parte de los organismos internacionales para que hiciera posible la aprobación de esta ley. Son estas grandes instituciones que manejan el mundo, las que presionan a los países pequeños y pobres para que aprueben leyes contra la vida, bajo el chantaje de no concederles los créditos que necesitan para su desarrollo o, incluso, como en el caso argentino, provocando una tormenta financiera que llevó al peso argentino al desplome y que hizo que tuviera que recurrir al Fondo Monetario Internacional.

Argentina es un gran país y, con esta votación, ha demostrado su voluntad de seguir siéndolo y de no dejarse someter por presiones externas. Que la Virgen de Luján, su querida patrona, siga protegiendo a esta hermosa nación y a los que defienden la vida y los derechos de los más pobres entre los pobres, los que ni siquiera tienen derecho a nacer.