Se derrumba el famoso mito costarricense

El mito pacifista del país que abolió el Ejército, como es el caso de Costa Rica, se puede cuestionar desde el punto de vista de sus propias fuerzas de seguridad que tienen más presupuesto que la suma del de los Ejércitos de la región centroamericana.

Costa Rica dedicó 950 millones de dólares a la Seguridad Nacional durante 2016, que están conformadas por 14,497 elementos (2.7 agentes por cada 1,000 habitantes), según datos del Atlas Comparativo de la Defensa de América Latina y el Caribe (ACDAL), lo que supone un incremento del 159% en el período 2008-2016, cuando el aumento del presupuesto del Estado fue del 126% y el del PIB del 91%.

Estos datos señalan que Costa Rica gasta más en seguridad que la suma del resto de los países centroamericanos con ejército: más de 800 millones de dólares entre Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua. Panamá, que tampoco tiene ejército, supera en este tipo de gasto a Costa Rica y alcanzó los 1,279 millones de dólares. Si nos centramos en los presupuestos para la seguridad ciudadana, en números redondos y según los respectivos presupuestos, Nicaragua invertirá este años 95 millones de dólares, Guatemala 98, El Salvador 434 y Honduras 604 millones de dólares.

Por lo tanto, Costa Rica y Panamá son los países de Centroamérica que más invierten en su seguridad nacional, aunque hay que advertir que Costa Rica incluye en su presupuesto algunos gastos del departamento de Justicia y Panamá no.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, cifró en el 8% del PIB, lo que este país se ahorra en gastos militares. “Por no gastar en Ejército podemos invertir hasta el 8% del PIB en Educación y aún más en Salud”, dijo recientemente. Si el PIB de Costa Rica a 2016 y según el Banco Mundial asciende a 55,000 millones de dólares, el 8% de esa cantidad son 4,400 millones de dólares. Las comparaciones son peligrosas, ya que en muchos países el Ejército realiza labores de seguridad ciudadana; pero... en los países sin Ejército, como Costa Rica, ¿los agentes de seguridad podrían ejercer labores de militares?

Entre las atribuciones a la Fuerza Pública costarricense figura asegurar el ejercicio de las garantías constitucionales, la protección del orden constitucional, la seguridad ciudadana, la soberanía nacional y la integridad territorial.

Estas labores se realizan fundamentalmente contra el tráfico de drogas y el crimen organizado. Sobre lo que se denomina “asistencia militar y policial de Estados Unidos” a diversos países centroamericanos, Costa Rica recibió 17 millones de dólares en el período 2004-2014, Panamá recibió 47, Guatemala 132, El Salvador 56, Honduras 42, y Nicaragua 26, según el Informe del Estado de la Región del Consejo Nacional de Rectores de las Universidades Públicas de Costa Rica (Conare).