Temor mal fomentado

Ciertamente, nuestra sociedad cada día es más abatida por la ola de violencia que enluta a ciertas familias hondureñas dejando viudas, huérfanos y madres llenas de profundo dolor.

Muchos de los crímenes cometidos a diario en el país se realizan en motocicletas. Según hipótesis vertidas por las autoridades policiales, esto se magnifica a tal grado que en la primera década de este nuevo siglo era usual informarse a través de los medios de la frecuencia con la que cometían estos actos atroces de lesa humanidad creando temor y zozobra en la población.

Se cometen crímenes en automóviles, especialmente motocicletas, de tal forma que nuestro círculo social creó un pánico y una imagen errónea sobre los usuarios de estos vehículos. Mucha gente, cuando ve un motociclista cerca cierra los cristales de su vehículo como medida de prevención.

La Policía y Gobierno, para “reducir” estos actos dispusieron la prohibición de utilizar el mismo automotor dos adultos varones, cosa que no ha funcionado y los delincuentes violan esta ordenanza como un desafío a nuestras autoridades.

¿Qué hacer para combatir este temor mal fomentado? El trabajo es mucho y será a través de la educación que podremos disolverlo.

Bruno Castillo

¡Vaya afuera!

Me llamó la atención hace unos días que un vecino me preguntó si conocía un laboratorio, no diré su nombre, que le había escrito en una receta el doctor que lo atendió en el Seguro para que llevara allí las muestras. Como si en el hospital del IHSS no hubiese un departamento de patología. Yo no soy derechohabiente, pero me arrecha que exploten a la pobre gente así; que no la atiendan para que sigan haciendo negocio en laboratorios particulares. La corrupción es de millones, pero también de miles, además de la injusticia a quienes pagan y no les dan servicio y de quienes cobran y no trabajan.

Fernando Ruiz B.