Más noticias

LA DIALÉCTICA

No es que vayamos a dudar, pero los expertos habrán de buscar una solución, puesto que el resultado final es mayor desconfianza, falta de credibilidad y como en los pasaportes para

No es que vayamos a dudar, pero los expertos habrán de buscar una solución, puesto que el resultado final es mayor desconfianza, falta de credibilidad y como en los pasaportes para las personas, la banderita roja en las exportaciones procedentes de nuestro país contribuirá a la baja en el mercado, pues la inspección minuciosa, la manifestación de cualquier sombra en la pantalla hará que se active la alerta.

Hace unas semanas estalló en Italia la noticia sobre un contenedor con café de Honduras contaminado con droga. Ahora es en Bélgica donde hallaron otro alijo y, de inmediato, la noticia que no es “fake news” puesto que como se enseña en las aulas periodísticas, “los hechos son sagrados” y ahí están en la carga que salió de Puerto Cortés. “De Honduras no ha salido un contenedor con contaminación, los marchamos salieron de aquí como deben salir, aquí los controles se han llevado al máximo nivel”, es la reacción de las autoridades de la Empresa Nacional Portuaria. La misma que en el primer caso. También similar fue la ruta seguida en ambas situaciones para atravesar el océano donde modernos “piratas” son expertos en abrir los seguros donde debieran quedar pruebas de la violación del cargamento.

Cambiar de ruta de navegación es difícil, pues, como ya hemos señalado, nos hallamos en el centro de la ruta hacia el norte y necesitamos utilizar la ruta hacia el oeste para llegar al mercado europeo, con paso, atraques y hasta cambio de embarcación, como en esta última ocasión, en lugares “calientes”. Total, pruebas de la manipulación de los “candados” del contenedor quizás se pueda hallar, pero de ahí a ubicar el lugar, la ocasión y los autores, expertos y con eficientes contactos, es otro mundo tanto en el punto de partida como en la travesía.

No vamos a dudar, pero es necesario una acción determinante para evitar que se siga enlodando nuestro país, cuyos esfuerzos contra el tráfico de drogas y el crimen organizado no son apreciados, pues algunos gobiernos quisieran que Honduras fuera la “Línea Maginot” mientras en el sur aumenta la producción por la creciente demanda en el norte. La ruta hacia Europa debe preocupar, pues aunque el Viejo Continente no sea nuestro primer socio comercial, sí es un aliado confiable y cooperador eficaz y constante en la solución de problemas sociales.