Más noticias

EEUU: “Uno de los narcotraficantes más prolíficos y violentos ha sido llevado ante la justicia”

El capo Héctor Emilio Fernández Rosa alias Don H fue condenado a cadena perpetua.

En una casa alquilada  cubierta por un espeso bosque de pino se escondía el presunto cabecilla de una banda de narcotraficantes, Héctor Emilio  Fernández Rosa, alias Don  H, en la residencial El Hatillo, al norte de la capital (07 Oct 2014).
En una casa alquilada cubierta por un espeso bosque de pino se escondía el presunto cabecilla de una banda de narcotraficantes, Héctor Emilio Fernández Rosa, alias Don H, en la residencial El Hatillo, al norte de la capital (07 Oct 2014).

Redacción.

La Fiscalía de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York logró que la Corte condenara a cadena perpetua al narcotraficante hondureño Héctor Emilio Fernández Rosa, alias Don H.

En su informe, la Fiscalía identifica a Don H, de 46 años, como “uno de los narcotraficantes más prolíficos y violentos” y le señalan por “pagar millones de dólares en sobornos a funcionarios hondureños, incluido un expresidente” para asegurar “el paso de sus drogas a EEUU”.

El capo fue arrestado en Honduras en octubre de 2014 “por su participación en una conspiración para distribuir cocaína” en EEUU y fue extraditado a este país en febrero de 2015.

Se declaró culpable el 3 de septiembre de 2015 y ayer recibió sentencia de cárcel de por vida.

La Corte también lo sentenció a cinco años de libertad supervisada y le ordenó pagar un monto de 50 millones de dólares, que es la fortuna que amasó en el tiempo que fue narcotraficante.

Fernández Rosa es el segundo hondureño condenado a cadena perpetua en EEUU. El primero fue Sergio Neftalí Duarte.

Transcribimos el documento completo de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York que fue publicado en su página web.

Antiguo narcotraficante hondureño sentenciado a cadena perpetua por distribuir más de 150 toneladas de sustancias controladas

Geoffrey S. Berman, fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, y Michael Machak, agente especial interino a cargo de la División de Operaciones Especiales de la Agencia de Administración y Control de Drogas (DEA), anunciaron hoy que Héctor Emilio Fernández Rosa, alias Don H, fue sentenciado a cadena perpetua por conspirar para distribuir y poseer con la intención de distribuir sustancias controladas. Fernández Rosa amasó un aproximado de $50 millones en conexión con la distribución de 135 toneladas de cocaína y 20 toneladas de químicos precursores de metanfetaminas, a los cuales se le ordenó a renunciar en conexión con su sentencia. Fernández Rosa fue arrestado provisionalmente en Honduras en octubre de 2014 y extraditado a los Estados Unidos en septiembre de 2015. Fernández Rosa se había declarado previamente culpable ante el juez federal de circuito Richard J. Sullivan, quien le impuso hoy la sentencia como juez designado.

zc-marioHernandez-030819(800x600)
El diputado Mario Fernando Hernández está entre sus 19 víctimas.

El fiscal general de Manhattan, Geoffrey S. Berman, dijo que “Héctor Emilio Fernández Rosa, operando con impunidad en Honduras, traficó más de 135 toneladas de cocaína a Estados Unidos en el transcurso de 17 años. Al pagar millones de dólares en sobornos a funcionarios hondureños, incluyendo a (un) expresidente, aseguró el paso seguro de sus drogas hacia los Estados Unidos.También protegió su organización de narcotráfico eliminando a sus rivales, asesinando a 19 personas, incluyendo al congresista hondureño Mario Fernando Hernández Bonilla en 2008. Este día, uno de los narcotraficantes más prolíficos y violentos ha sido llevado ante la justicia”.

El agente especial interino a cargo, Michael Machak, dijo que “llevar ante la justicia y poner tras las rejas a individuos como Fernández Rosa no solo hace a nuestro país más seguro, sino que mantiene enormes cantidades de drogas peligrosas fuera de nuestras calles.

Esto debería servir de advertencia de que la DEA no tolerará y procesará a narcotraficantes peligrosos que siembran el caos en nuestro país”.

don5.3(1024x768)

De acuerdo con los registros y declaraciones hechas durante el proceso judicial:

En 1998, aproximadamente, Fernández Rosa comenzó a participar en el tráfico de droga en Honduras con una célula de traficantes que distribuían al menos cinco toneladas de cocaína por año. Para 2003, Fernández Rosa asumió una posición de dirección en el grupo, lo que incrementó el volumen de la cocaína que distribuía, aproximadamente 10 toneladas por año, hasta al menos 2013.

Fernández Rosa coordinó el pago de grandes sobornos a miembros de la Policía Nacional hondureña y al menos un funcionario militar hondureño que ayudaba a escoltar y asegurar el recorrido seguro de grandes cargamentos de droga. Por ejemplo, en 2005 aproximadamente, Fernández Rosa y otro coconspirador le pagaron a un candidato a la Presidencia hondureña más de $2 millones en ganancias de los narcóticos en un esfuerzo por instalar a unos de los aliados de Fernández Rosa como viceministro de Seguridad en Honduras. El candidato prevaleció en la elección, pero no cumplió su promesa a Fernández Rosa. Durante el mismo periodo, Fernández Rosa y otros coconspiradores gastaron aproximadamente $100,000 en sobornos a la Policía en conexión con cada uno de sus cargamentos de droga.

don33.1(1024x768)
Un fusil AK-47 de oro. Una montura y fajas con incrustaciones de oro y plata.

Entre 2008 y 2010, Fernández Rosa diversificó sus operaciones trabajando para recibir aproximadamente 20 toneladas de efedrina en Puerto Cortés, que es el puerto comercial más grande de Honduras. En conexión con este plan, Fernández Rosa trabajó con lugartenientes clave de Joaquín Guzmán, alias El Chapo, para ayudar al Cartel de Sinaloa a manufacturar grandes cantidades de metanfetamina en Honduras y Guatemala, la cual era transportada al norte por tierra, como la cocaína e importada a los Estados Unidos.

En noviembre de 2008, luego de una incautación relacionada con efedrina en Francia, Fernández Rosa ordenó el asesinato del congresista hondureño Mario Fernando Hernández Bonilla. El asesinato fue uno de los 19 que Fernández Rosa ordenó ejecutar. En 2003, por ejemplo, Fernández Rosa instruyó a sus trabajadores que secuestrasen a un hombre que trabajaba para un traficante rival. Después que la víctima fue secuestrada, los trabajadores de Fernández Rosa lo torturaron y mientras Fernández Rosa observaba, lo metieron en una tumba recién excavada estando todavía con vida. Fernández Rosa y sus trabajadores ejecutaron entonces a la víctima. En 2013, Fernández Rosa envió a un asesino para matar a una persona que, sospechaba Fernández Rosa, había ayudado a matar a uno de sus familiares, y el asesino coordinó un gran ataque que resultó en la muerte del objetivo de Fernández Rosa y de aproximadamente nueve víctimas adicionales.

zc-bienes-030819(800x600)
Una mansión incautada en SPS.

Adicional a su condena de prisión, Fernández Rosa (46 años), hondureño, fue también sentenciado a cinco años de libertad supervisada y a pagar el decomiso por el monto de $50 millones.

El señor Berman alabó los sobresalientes esfuerzos de la Unidad Bilateral de Investigaciones de la División de Operaciones Especiales, Fuerza de Choque de Nueva York y la Oficina de País en Tegucigalpa, así como la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Este proceso es manejado por la Unidad Internacional de Narcóticos y Terrorismo de esta oficina. El fiscal federal asistente, Emil J. Bove III y Matthew J. Laroche están a cargo del proceso.

Sergio Neftalí Mejía, el primer sentenciado a cadena perpetua

El hondureño Sergio Neftalí Mejía Duarte fue sentenciado a cadena perpetua por un juez de la Corte del Distrito Sur de Florida en junio de 2018.Este se convirtió en la primera sentencia de cárcel de por vida contra un hondureño extraditado a los Estados Unidos por el delito de narcotráfico.

Mejía Duarte fue capturado en Honduras en agosto de 2017 en el valle de Amarateca, en la salida al norte del Distrito Central.

zc-Sergio-Neftali-Mejia-0308(800x600)
Sergio Neftalí Mejía Duarte.

El 9 de enero de 2018, un jurado de Miami encontró a Mejía Duarte, de 41 años, culpable de conspirar para distribuir más de cinco kilogramos de droga con el conocimiento de que la cocaína sería importada ilegalmente a los Estados Unidos.El comunicado emitido por las autoridades estadounidenses señala que el catracho era el encargado de dirigir una organización internacional de transporte de narcóticos a gran escala con sede en Honduras y Guatemala.

Hondureños procesados en EEUU

Nombre del extraditado Condena
1 Héctor Emilio Fernández Rosa Cadena perpetua
2 Sergio Neftalí Mejía Duarte Cadena perpetua
3 Carlos Arnaldo “El Negro” Lobo 20 años de prisión
4 Juving Alexander Suazo Peralta Condenado a 4 años
5 Miguel Arnulfo Valle Condenado a 30 años
6 José Inocente Valle Condenado a 6 años
7 Marlen Griselda Amaya Argueta Condenada a 3 años
8 Wilmer Carranza Bonilla Condenado a 8 años
9 José Raúl Amaya Argueta Condenado a 5 años
10 Carlos Emilio Arita Lara Condenado a 20 años
11 Juan Carlos Arvizú Hernández Condenado a 30 años
12 Sixto Obed Argueta García Condenado a 3 años
13 Jairo Arias Mejía Condenado a 11 años y 6 meses
14 Noé Montes Bobadilla Condenado a 37 años
15 Mauricio Castillo Sanabria Condenado a 12 años
16 William Reynieri Medina Condenado a 20 años
17 Ronald Carrión Zalabarría Condenado a 3 años
18 Gerson Ortega Valle Condenado a 7 años
19 Delis Abner Martínez Palencia Condenado a 10 años
20 Fabio Lobo Condenado a 20 años
21 Wilter Neptalí Blanco Condenado a 20 años
22 Carlos Alberto Valladares Condenado a 14 años
23 Carlos José Zavala Condenado a 12 años
24 Víctor Oswaldo López Flores Sentenciado a 5 años
25 Digna Valle Condenada a 11 años cumplió sentencia

Pendientes de sentencia

Devis Leonel Rivera Maradiaga
Javier Heriberto Rivera Maradiaga
Víctor Hugo Díaz Morales, El Rojo
Juan Ramón Matta Waldurraga
Roberto de Jesús Soto
Ludwing Cris Zelaya
Mario Guillermo Mejía
Juan Antonio Hernández
José Adalí Amaya
Osman Donay Martínez
Byron Ruiz Ruiz