Más noticias

Fabio Lobo: "Pido perdón, mis hijas necesitan a su padre"

Llorando, el hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, recibió hoy la sentencia de 24 años por narcotráfico.

Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa.
Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa.

Nueva York, Estados Unidos.

El hondureño Fabio Lobo entró a la corte sonriendo, pero antes de ser sentenciado, se puso de pie y entre lágrimas recordó que se había declarado culpable el año pasado-por el delito de narcotráfico- y apeló a la misericordia de la jueza.

"Me equivoqué como ser humano (...). Pido perdón por mi error. Suplico a usted una pena mínima para poder regresar pronto a casa con mis hijas de 5, 13 y 19 años. Ellas necesitan a su padre", dijo llorando, previo a la sentencia de 24 años impuesta por la jueza estadounidense, Lorna Schofield.

"Fui vulnerable a pesar del consejo de mi padre, sin necesidad de hacerlo, ya que he tenido todo en mi vida”, dijo Lobo. "No medí las consecuencias del daño que todo esto ha causado a mí y a mi familia".

Lobo dijo: "Yo quiero pedir perdón al gobierno de Estados Unidos por mis errores, y pedir perdón al gobierno de Honduras. A mi madre y en especial a mi padre, que no tuvo nada que ver con esto", dijo llorando.

Su padre, el expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa, "está destrozado de que su hijo se haya apartado del camino de una vida en la legalidad y que esencialmente haya desperdiciado más de 20 años de su vida", dijo a periodistas.

Abogado apelará sentencia

Fabio Lobo fue sentenciado este martes en Nueva York a 24 años de cárcel más cinco en libertad condicional por narcotráfico. La fiscalía pedía un mínimo de 30 años de prisión.

El hijo del exmandatario, que lleva casi tres años preso, llegó vestido de traje de presidiario azul, bajó la cabeza al escuchar la sentencia.

Su abogado anunció la apelación inmediata en los próximos 14 días.

"La sentencia es extraordinariamente alta. No es justo", dijo a periodistas el abogado Manuel Retureta, criticando a la fiscalía y su único testigo en el caso, Devis Leonel Rivera Maradiaga, el exjefe del cártel de la droga Los Cachiros, también preso en Estados Unidos.

La jueza quiso hablar a la esposa de Fabio Lobo, presente en la corte, tras dictar su sentencia, y le pidió que se pusiera de pie para escuchar.

"Lamento esta desgracia que le ha ocurrido. Espero que entienda que el problema de la droga en este país es un flagelo terrible para muchísima gente" y su esposo "debe pagar por este terrible error", le dijo Schofield.

Fabio Lobo, de 46 años, detenido en Haití en mayo de 2015 y encarcelado en Nueva York desde entonces, enfrentaba una sentencia de entre 10 años y cadena perpetua.

La sentencia, dijo, busca enviar un mensaje "con efecto disuasivo" a otras personas en posiciones de poder que quieran traficar droga a Estados Unidos. AFP