Taipéi, Taiwán.

La presidenta de Taiwán felicitó el miércoles a la opositora hondureña Xiomara Castro, vencedora de las elecciones presidenciales, y confió en profundizar las relaciones pese a las declaraciones de la nueva mandataria partidaria de entablar relaciones diplomáticas con China.

Los comicios del domingo en la nación centroamericana fueron seguidos de cerca desde Taipéi, que cuenta en Honduras con uno de los apenas 15 países del mundo que reconocen su gobierno en detrimento del régimen comunista de Pekín.

Castro, encaminada a ser la primera mujer en presidir el país, abogó en campaña por abrir “inmediatamente relaciones diplomáticas y comerciales con China continental” si ganaba las elecciones.

La presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen confió en Twitter en que Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya, opte por “profundizar los vínculos tradicionales que siempre han unido Taiwán y Honduras”.

“De parte de nuestro gobierno y nuestra gente, la presidenta Tsai extiende su sincera felicitación a Castro por ser elegida como nueva presidenta de Honduras”, indicó su oficina en un comunicado.

Desde el fin de la guerra civil e 1949, cuando el derrotado bando nacionalista se refugió en Taiwán, la China comunista ha considerado esta isla como parte de su territorio, aunque esté gobernada separadamente.

En consecuencia, un requisito para entablar relaciones diplomáticas con Pekín es no mantener relaciones oficialmente con el gobierno de Taipéi.

Desde la elección de Tsai en 2016, China ha presionado para aislar diplomáticamente a Taiwán y le ha quitado siete de sus aliados, entre ellos tres latinoamericanos (Panamá, El Salvador y República Dominicana).

Vea: España felicita a la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro

Taipéi todavía conserva Guatemala, Nicaragua, Haití o Paraguay, aunque la tentación del mercado y las inversiones chinas empieza a hacer mella en algunos.

Durante la campaña, Taiwán advirtió a los hondureños contra las “vistosas y falsas” promesas de China.

Y en su último viaje a la isla, apenas dos semanas antes de los comicios, el presidente saliente hondureño Juan Orlando Hernández defendió la “profunda relación” entre ambos territorios y presentó Honduras como “un amigo verdadero de Taiwán” en un momento de creciente tensión con Pekín.