Más noticias

Asad advierte: Si EUA ataca a Siria, Oriente Próximo "explotará"

El congreso de EUA inició muy dividido las audiencias sobre un posible ataque militar en Siria.

Las pruebas presentadas al Congreso sobre el ataque con armas químicas del régimen Sirio.
Las pruebas presentadas al Congreso sobre el ataque con armas químicas del régimen Sirio.

Madrid, España.

El presidente sirio, Bashar Asad, advierte en una entrevista que Oriente Próximo "es un polvorín" y si Estados Unidos y Francia atacan a Siria "todo el mundo perderá el control de la situación y el polvorín explotará".

"Todo aquel que actúa contra los intereses de Siria y de sus ciudadanos es nuestro enemigo", dice Asad en alusión a esos dos países, en una entrevista exclusiva concedida al diario francés Le Figaro, que publica hoy El Mundo.

Según Asad, se fundan en "acusaciones de terroristas" las vertidas contra Damasco por el uso de armas químicas el pasado 21 de agosto en la periferia de la capital siria que causaron centenares de muertos civiles.

Estados Unidos y Francia dicen disponer de evidencias que prueban el uso de esas armas por parte del régimen sirio, pero Asad, aunque ni confirma ni desmiente que su ejército posea esas armas, se pregunta "¿cómo las va a usar en una zona donde hay soldados?".

A la pregunta de si puede demostrar que su ejército no utilizó armas químicas el 21 de agosto, Asad afirma que "es el que acusa el que tiene que aportar pruebas" y los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y Francia, Francois Hollande, "no fueron capaces" de aportarlas "ni siquiera ante sus respectivos pueblos".

El presidente sirio asegura que al principio de la crisis la solución "pudo venir a través de un diálogo", pero hoy "la situación es diferente" porque "estamos luchando contra terroristas" en su mayoría ("el 80 o el 90%") de Al Qaeda "y a éstos no les interesa ni las reformas ni la política. El único medio de hacerles frente es liquidarlos".

Kerry: Irán, Corea del Norte y Hizbulá están esperando "nuestro silencio"

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, dijo hoy que Irán, Corea del Norte y Hizbulá están esperando el "silencio" de su país para actuar con impunidad, al insistir en que hay pruebas "más allá de cualquier duda razonable" de que el régimen sirio de Bachar al Asad ha usado armas químicas.

"El mundo está esperando no solo lo que decidimos, sino también cómo tomamos nuestra decisión", afirmó Kerry en la primera audiencia en el Congreso de Estados Unidos dedicada a debatir un posible ataque militar contra el régimen sirio.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "no está pidiendo al pueblo estadounidense ir a la guerra", subrayó también Kerry en la audiencia ante el Comité de Exteriores del Senado al sostener que el Gobierno plantea una intervención "limitada" que no implica el envío de tropas.

Según Kerry, "el mundo se pregunta si Estados Unidos consentirá con su silencio" que el ataque del 21 de agosto con armas químicas en la periferia de Damasco, atribuido por Estados Unidos. al régimen de Al Asad, quede sin respuesta.

"El debate es sobre la línea roja del mundo, de la humanidad" en cuanto a lo que se puede permitir o no en una guerra, enfatizó el jefe de la diplomacia estadounidense.

Cuando alguien "mata a cientos de niños con un arma prohibida, todos somos responsables", añadió Kerry.

"Estamos aquí porque un dictador y su familia, en su deseo de aferrarse al poder, han usado armas químicas", declaró.

De acuerdo con Kerry, hay pruebas "más allá de cualquier duda razonable" de que el régimen sirio "preparó" el ataque del 21 de agosto, "el peor con armas químicas del siglo XXI" y en el que según las cifras de EE.UU. murieron más de 1.400 personas, entre ellas más de 400 niños.

Asimismo, Kerry se mostró dispuesto a realizar cambios en la solicitud formal de autorización para un ataque en Siria enviada por el Gobierno al Congreso, después de que muchos legisladores hayan comentado que es demasiado abierta y amplia en cuanto al poder que concede al presidente.

El secretario de Estado fue interrumpido al final de su intervención por Medea Benjamin, cofundadora del grupo pacifista Code Pink y quien gritó ante el comité que el pueblo estadounidense "no quiere otra guerra".

Kerry le respondió subrayando la importancia de que el Congreso debata y de que la decisión de los legisladores sea una expresión del "deseo" del pueblo estadounidense.

Obama pidió hoy un voto "rápido" en el Congreso sobre una acción militar "limitada" contra Siria y se mostró confiado en que logrará la autorización de los legisladores, antes de reunirse en la Casa Blanca con los principales líderes de ambos partidos en el Capitolio.