Más noticias

Crece la importación de esperma estadounidense en Brasil para tener hijos rubios

El país latinoamericano aumentó en un 2.500% la demanda de semen de norteamericanos.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, el 1% más rico de Brasil se compone un 79% de blancos y solo un 17% de negros. Foto: AFP
Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, el 1% más rico de Brasil se compone un 79% de blancos y solo un 17% de negros. Foto: AFP

Brasil.

Uno de los países que más semen estadounidense importa en el mundo es Brasil, y cada año más que el anterior. Según contó recientemente The Wall Street Journal, el año pasado compró 500 tubos en comparación con 16 en 2011.

Datos oficiales de la Agencia de Vigilancia Sanitaria ( Anvisa), indican que el pedido de importación de semen por parte de tres de los principales laboratorios de Estados Unidos crecieron un 2.500%.

El despacho de tanto fluido sugiere que en el principal país latinoamericano hay cada vez más mujeres solteras o parejas lésbicas con dinero pero también revela que aquí el niño más deseado tiene un perfil muy concreto: rubio, con ojos claros y preferiblemente con pecas. O sea, el niño más blanco posible.

Brasil es un país donde los negros son mayoría numérica (el 51% de la población) y minoría económica, ser blanco es el símbolo de estatus definitivo.

Los datos indican que el 95% del semen requeridos por los brasileños en los bancos de donación de Estados Unidos, pertenece a "Caucasicos", en su mayoría de ojos celestes con cabellos castaño o rubio.

Lea más: Primer parto de un hombre transgénero en Finlandia.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, el 1% más rico de Brasil se compone un 79% de blancos y solo un 17% de negros. Sin embargo, según la misma institución, cada vez que hay un asesinato, las posibilidades de que el muerto sea negro son de un 78,9%.

Con esos números en la mano, casi parece preferible tener un hijo que directamente sea estadounidense y poco relacionado con la historia brasileña.

Por lo tanto, no es solo que las élites prefieran importar blancos antes que incluir un negro en sus filas; cuando son los negros los que se introducen en ellas, también las leyes que prohíben las conductas racistas se vuelven maleables.