Vaticano: Capturado ex arzobispo por pedofilia a petición del Papa

El ex arzobispo guarda arresto domiciliario, a pedido del papa Francisco, por los cargos de abusos contra menores durante su estadía en Republica Dominicana.

El ex arzobispo Josef Wesolowski, guarda arresto domiciliario tras petición de Francisco.
El ex arzobispo Josef Wesolowski, guarda arresto domiciliario tras petición de Francisco.

Ciudad del Vaticano.

El exnuncio vaticano Josef Wesolowski, acusado de pederastia, ha sido sometido a arresto domiciliario por voluntad del papa Francisco, que quiere que este caso "tan grave y delicado" sea abordado sin demora.

El portavoz del vaticano, Federico Lombardi, hizo este anuncio hoy en un comunicado, en el que subraya que la medida se produce después de notificar al acusado la lista de delitos que se le imputan en el proceso penal por sus presuntos "graves hechos de abuso a menores en la República Dominicana".

Wesolowski, de 66 años, está acusado de abusar de menores de edad durante su estancia en el país caribeño, donde fue nuncio apostólico entre enero de 2008 y agosto de 2013.

Lea más: El vaticano expulsa a arzobispo acusado de pederasta


Por esta razón fue destituido de su cargo a finales de agosto de 2013 y el pasado junio expulsado del sacerdocio tras un proceso canónico instruido por la Congregación de la Doctrina de la Fe, el antiguo Santo Oficio.

Lombardi informó de que este martes el promotor de Justicia del Tribunal de primera instancia del Estado de la Ciudad del Vaticano ha convocado al exnuncio polaco, sobre quien había emprendido una investigación penal.

Al prelado le han sido notificados los delitos que se le imputan en el proceso penal por graves abusos a menores en la República Dominicana.

La gravedad de los cargos ha hecho que dicho órgano decidiera someterle al arresto domiciliario en un local en el interior del Estado vaticano, una vez comprobada su documentación médica.

En la nota, el portavoz subrayó que la iniciativa emprendida por los órganos judiciales vaticanos corresponde a la voluntad del propio pontífice argentino, quien quiere que este "grave y delicado" caso sea abordado sin demora, con el "justo y necesario rigor" y con "plena responsabilidad de las instituciones de la Santa Sede".

La Prensa