Así es el robot que mató el atacante de Dallas

La policía utilizó una 'bomba robot' que detonaron frente al sospechoso del ataque en Dallas.

Las autoridades usan los robots para salvaguardar la seguridad de los agentes.
Las autoridades usan los robots para salvaguardar la seguridad de los agentes.

Texas, Estados Unidos.

El sospechoso de la matanza de Dallas, Micah Johnson, un afroamericano de 25 años que carecía de antecedentes policiales y reservista del Ejército, murió a causa de la explosión de "una bomba robot", que la policía situó cerca de él.

"No vimos otra opción más que usar nuestro robot y colocar un dispositivo para detonarlo donde estaba el sospechoso. Otras alternativas hubieran colocado a nuestros oficiales ante un grave peligro", justificó el jefe de la Policía de Dallas, David Brown, que indicó que el atacante se atrincheró por más de una hora armado en un parqueo mientras aseguraba que "quería matar a agentes de policía blancos".

El sospechoso, que disparó contra los agentes que intentaban convencerlo de que se rindiese, también aseguró que había colocado bombas en el estacionamiento en el que se encontraba y por todo el centro de la ciudad, lo que provocó la posterior búsqueda de los supuestos explosivos.

Robot2.9(800x600)
Los robots antibombas que utiliza la policía en Estados Unidos.

La policía de Dallas no especificó el tipo de robot utilizado para 'neutralizar' al atacante, sin embargo la policía de Estados Unidos ha uniformizado las características de estas máquinas.

Los robots son controlados de manera remota por agentes especialmente entrenados. Están dotados de cámaras que transmiten en vivo, con imágenes de alta definición, un sistema de visión nocturna ideal para situaciones extremas y audio de alta calidad. Por lo general, son usados para detonar artefactos explosivos sin que produzca daños a terceros.

Pesan unos 25 kilogramos y pueden hacer variados movimientos como coger cosas, levantarlas y sostenerlas. La alta tecnología de estos robots permite a las autoridades detectar presencia de narcóticos o material biológico, radioactivo o armas químicas.

El objetivo de usar estos dispositivos para operaciones policiales es preservar la vida de los agentes. Estos robots son usados además en el proceso de limpieza de residuos radiactivos de la planta de Fukushima.